Buscar este blog

lunes, 26 de octubre de 2015

Estación de Tormentas...¡Geralt Is Back!

SINOPSIS:

Poco sabía el brujo Geralt de Rivia lo que le esperaba al acudir a la villa costera de Kerack. Primero fue acusado injustamente de desfalco, luego fue misteriosamente liberado bajo fianza, y finalmente descubrió que sus preciadas espadas, dejadas en depósito al entrar en la ciudad, habían desaparecido. Demasiadas casualidades, en efecto, y máxime cuando tras ellas está la atractiva hechicera Lytta Neyd, llamada Coral. 

De esta manera, Geralt de Rivia se encuentra de nuevo implicado en los escabrosos asuntos de los magos, y ni la fiel (aunque ocasionalmente engorrosa) compañía del trovador Jaskier, ni el recuerdo de su amada Yennefer, ni toda su fama como implacable cazador de monstruos podrán evitar que se vea cada vez más envuelto en una oscura trama. Más bien al contrario. 

Hace un par de años cuando todo parecía indicar que la historia de nuestro querido brujo había concluido en “La Dama del Lago", apareció el rumor de que Sapkowski estaba trabajando en otro libro. Personalmente no supe que pensar, por un lado me alegraba y mucho de volver a poder disfrutar de Geralt y de la narrativa del escritor polaco (he leído otras cosas a parte de Geralt y me dio la impresión de que Sapkowski y su estilo más oscuro no encajaban tan bien como en esta saga), pero por el otro me quedó la duda de si simplemente tanto la editorial como el autor lo que buscaban era explotar todavía más al personaje que le había hecho mundialmente famoso.

Antes de nada quiero que aclarar que esta historia es una precuela de la saga original, y por consiguiente los sucesos acaecen años antes de que Geralt conozca a Ciri y todo lo que eso conllevará en el futuro. Se me olvidaba añadir que es autoconclusiva y al ser su trama independiente de la historia principal, cualquiera pueda disfrutar de esta lectura aunque nunca haya leído con anterioridad ningún otro libro del brujo.

Hablando ya del libro, la historia principal nos sitúa en la ciudad de Kerack, capital del reino con el que comparte nombre. En ella Geralt verá como debido a las maquinaciones políticas de los herederos del Rey Belohun por conseguir sucederle, alguien le roba sus dos queridísimas espadas a las que tanto apego les tiene.

Como consecuencia de la perdida Geralt terminará encarcelado y con la única ayuda de Jaskier, fiel amigo del brujo pero no el ser más inteligente del mundo. Y como las desgracias al brujo nunca le llegan solas, una hechicera enigmática y bellísima (como lo son todas en este mundo de fantasía) aparecerá en su vida para complicarte todavía más las cosas.

Geralt que se encuentra en uno de esos periodos de ruptura tan habituales entre Yennefer y él (los que hayáis leído el resto de novelas sabéis a lo que me refiero), acabará sucumbiendo a los muchos encantos de Lytta Neyd y a sus manipulaciones, para terminar ayudándola en un tema relacionado con el conclave de hechiceros que estará a punto de costarle la vida.

Esta segunda trama, en la que aparecen diversos hechiceros, bestias salvajes creadas mediante el uso de la magia e incluso en cierto momento se habla de los orígenes de los propios brujos, me pareció bastante más interesante que la propia trama principal. Los intentos de manipular a Geralt para que este haga el trabajo sucio de alguien poderoso, es algo a lo que ya estamos acostumbrados y la verdad no me sedujo en lo más mínimo e incluso puedo decir que me pareció bastante insustancial.

Como viene siendo habitual en Sapkowski, su prosa nos envuelve de tal manera que a las pocas páginas ya consigue transportarnos hasta la propia Kerack. Esta ciudad portuaria y sus habitantes, mantienen la misma esencia sombría que el resto de su mundo y que tanto realismo aporta a sus novelas. El ritmo de narración es bueno, lo que ayuda a que se nos haga pesada la lectura.

Sus personajes secundarios dan el do de pecho en la historia, quizás echo en falta un malvado algo más carismático, aunque tampoco es algo importante. Con Lytta Neyd consigue una vez más ese contrapunto ideal entre una mujer fatal, capaz mediante sus encantos de manipular al más pintado para lograr llevar a cabo sus objetivos y que a la vez demuestra tener buen corazón, que tanto nos gusta en sus hechiceras (solo salvaría a Triss Merigold de esta descripción). De Jaskier poco puedo hablaros ya que no sepáis. En cada una de sus apariciones su actitud alegre y despreocupada más propia de un bufón, contrasta de forma perfecta con la seriedad y el cinismo del que hace gala el brujo.

Si al final Geralt recupera sus espadas y como termina la historia, es algo que os tocará averiguar a vosotros. A mí personalmente me ha parecido un final mejorable, pero claro, si me habéis leído en otras reseñas ya sabréis que es algo de lo que me quejo casi siempre, así que igual es cosa mía.


COSAS QUE ME HAN GUSTADO:

·      La vuelta del brujo a nuestras vidas sin lugar a dudas es lo mejor de este libro. Hasta que no empecé a leer no fui consciente de lo mucho que echaba de menos a Geralt.
·         El mundo oscuro y sórdido que nos presenta Sapkowski es algo que siempre es una gozada de leer en una obra de fantasía, y de nuevo el autor polaco nos dejará boquiabiertos con esta nueva región que se saca de la manga.
·        Además de Geralt (como opinión muy personal, afirmo que es el mejor protagonista de cualquier obra de fantasía), sus personajes secundarios una vez más vuelven a estar a la altura. Tanto la enigmática hechicera Lytta Neyd y sus encantadores intentos de manipular al brujo, así como las divertidas conversaciones que este mantiene con el granuja de Jaskier, ofrecen ese contrapunto perfecto a nuestro protagonista.
·      La excelente prosa de la que hace gala el autor y como controla el ritmo de la narración. Con el vivo recuerdo de Víbora en mi mente (es un libro horrible) temía que Sapkowski hubiera perdido su don, pero para nada.
·    Los guiños a la saga principal que Sapkowski va dejando por aquí y por allí como pequeños obsequios.


COSAS QUE NO ME HAN GUSTADO:

·  La historia principal en sí me parece bastante insustancial. Entiendo que es un libro autoconclusivo, además no es que se disponga de un millar de páginas donde poder elaborar una gran trama y tampoco creo que el objetivo de Sapkowski fuera crear una gran historia. Pero a pesar de todo ello y después de la expectación de volver a poder disfrutar de las historias de Geralt, esperaba algo bastante más potente e interesante de lo que al final nos encontramos.
·        La parte final es otro apartado que sin llegar a ser un desastre, no creo que termine de encajar como debería. Una vez lo lees te queda la sensación de que con algún pequeño cambio, hubiera quedado mucho más redondo.


CONCLUSIÓN:

¿Qué puede decir un gran fan del brujo como es mi caso? Pues que vayáis a compraros el libro y disfrutéis de esta lectura. Pero como no todo el mundo tiene los mismos gustos que yo, os diré que si buscáis una historia bien escrita, con un carismático personaje protagonista, buenos secundarios y os gusta la fantasía adulta, entonces y aunque no hayáis leído nada de Geralt, este es vuestro libro. Ahora bien, si sois más de historias con una gran trama principal, u os va más una narrativa ligera, en ese caso pensároslo bien antes de comprarlo.

NOTA: 7 sobre 10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada