Buscar este blog

miércoles, 25 de noviembre de 2015

La Herejía de Horus.

Primer Volumen de la herejía
Hace unos pocos días os reseñé un libro sobre el universo de Warhammer 40000 ("Lobo Espacial") y os hablé de la que para mí es su saga más representativa, y no solo porque cuente con más de 30 volúmenes publicados, sino por la calidad de la mayoría de sus novelas, La Herejía de Horus.

Como supongo que mucha gente no habrá leído nada sobre Wh40K os pondré en antecedentes para que podáis comprender mejor todo este universo y darle así una oportunidad.

Para empezar hay que tener en cuenta que la Herejía de Horus sucede miles de años antes que los eventos que se explican en los otros libros de este universo, como los Lobos Espaciales, Ángeles Sangrientos etc.

El emperador, antes de ser adulado como un dios, rige el imperio humano con mano de hierro con el único propósito de reunificar a todas las civilizaciones humanas que se han desperdigado por todo el universo tras el conocido periodo de la “Era de la oscuridad”, en el que se vieron diseminadas y sin una tecnología suficiente para poder hallar el camino de vuelta a Terra.

Pero claro, se encuentra con la tesitura de verse delante de un universo demasiado basto y peligroso (está repleto de alienígenas dispuestos a destruir a cualquier ser humano) para poder explorarlo sin sufrir percances, por lo que decide crear una fuerza de ataque de élite que nos permita a los humanos pelear contra cualquiera amenaza intergaláctica.

Así es como nacen los Marines Espaciales, seres humanos modificados genéticamente por el propio emperador para ayudarle a cumplir su objetivo de la gran Cruzada de reunificación. 

Pero como todo ejército necesita de buenos generales que lo dirijan, el emperador decide dar una vuelta de tuerca más y combinando su ADN decide engendrar a sus hijos, los Primarcas.
Veinte de ellos nada menos crea, todos con una personalidad propia y definida y otorgándoles además de un cuerpo perfecto y una inteligencia superior, uno de sus atributos que convierten al Emperador en uno de los seres más poderosos del universo (Invisibilidad, Premonición, Inmortalidad, Magia, Fiereza son algunos de esos dones que diferenciaran a los hermanos entre ellos)

Para darle un toque dramático a la historia, cuando los veinte Primarcas son todavía unos bebes y una vez el experimento del Emperador ha terminado, algo falla y los veinte niños son lanzados en las capsulas en las que vivían y esparcidos por todo el universo, teniendo que verse obligado el Emperador a ir en su búsqueda.

Este es un dato importante para comprender la historia, ya que cada uno de esos niños, salvo uno, aterrizará en un mundo humano distinto con sus propias costumbres, que afectará a su carácter y el de las legiones que comandaran en el futuro. Algunos aterrizarán en mundos civilizados donde tendrán una educación y una vida similar a cualquier otro niño normal, otros sin embargo serán esclavizados, o caerán en un mundo prisión, o simplemente en mundos hostiles donde el ser humano necesita de todo su tesón para sobrevivir.

Al final el Emperador consigue encontrar a todos sus hijos aunque para ello necesita mucho más tiempo del deseado, por lo que los primeros a los que encuentra, en este caso Horus es el primero de ellos, terminan teniendo una relación más cercana con él, por lo que se crean celos y distanciamientos entre los distintos hermanos.

Ahora que más o menos tenéis una pequeña idea de lo que tenemos entre manos, voy a hablaros de las legiones.

A cada uno de sus veinte hijos, el Emperador les entregará una legión de marines espaciales que comparten genética con el Primarca al que sirven y una flota espacial que les conducirá por las estrellas. De esa forma cada uno de sus soldados verán a su Primarca como a su padre, adorándole y siéndole fieles en muchos casos hasta cuando incluso llegue el momento de la traición al imperio.

Al poseer cada uno de los Primarcas un carácter único y provenir de un mundo distinto, cada uno de sus legiones tendrá una identidad propia que las hará distintas de los demás. Algunas están marcadas por la mitología nórdica, otras por un estilo más oriental similar al Shogunato, las hay que prefieren el hierro a la carne y por ello están repletas de implantes tecnológicos y así con las veinte.

Este punto es muy interesante y que convierte a las novelas que nos hablan de legiones de las que solo hemos oído breves comentarios, en las más interesantes de toda la saga. Mención especial para los libros de los Mil Hijos, Lobos Espaciales, Ángeles Sangrientos entre otros.

Con todo esto sabido, ya es hora de que os hable un poco de la herejía en sí. Horus como os he comentado fue el primero de sus hijos hallado por el Emperador, eso le hizo mantener una relación más estrecha con este y aprender de su padre más que ninguno de sus otros hermanos. Eso le consigue granjearse la enemistad y celos de varios de sus hermanos, pero a la vez el respeto de los otros que le consideran como el mejor de todos ellos. Por eso cuando el Emperador decide abandonar la gran cruzada para reunificar la humanidad y centrarse en otros temas poniendo al cargo a Horus, a casi nadie de sus hermanos Primarcas les extraña.

Con ese cambio en la balanza de poder entre hermanos, hasta ese momento solo tenían que responder ante el Emperador y ahora deben de hacerlo ante otro al que creían un igual, comienza esta historia. Con Horus y sus Lobos Lunares (así es como se llama su legión aunque pronto terminaran por llamarse Hijos de Horus) como protagonistas.

Los primeros libros nos explican los entresijos de los Lobos Lunares y como poco a poco Horus se ve atraído por el caos, (el caos aglutina a todas las fuerzas demoníacas y dioses caídos del universo, dispuestos a destruir a todos aquellos que no les sirvan como es el caso del Imperio y el Emperador) hasta que llegado el momento cree comprender que su padre el Emperador ha traicionado a toda la humanidad al abandonar la cruzada y decide oponerse a él por el bien del imperio y de la humanidad.

Algunos me dirán que vaya Spoiler os acabo de meter, pero pensad que la saga se llama la Herejía de Horus, así que ya me diréis si os ha podido pillar desprevenidos la traición de Horus.

De lo que sucede en los siguientes libros sí que no os voy a hablar ya que es algo que deberéis descubrir por vosotros en el caso de que os interese la historia.

Como apasionado de la ciencia ficción y de la temática bélica que soy, os puedo asegurar que algunos de estos libros son muy entretenidos y merecen la pena. Obvia decir que en una saga con más de treinta volúmenes algunos de ellos son bastante flojos y no os gustarán, más cuando toda esa cantidad de libros se reparten entre varios autores y al poco que te hayas leído unos cuantos ya sabes que autores te van a gustar más y cuales menos.

Sé que es un palo gordo meterte en una saga tan grande como esta, la cual ni se sabe la cantidad de libros que va a llegar a tener y que además los últimos no están traducidos al castellano de forma oficial (por fortuna hay gente que los traduce), pero os sugeriría que hicierais lo que yo hice en su día, os leéis los primeros, que tampoco es que sean libros de mil páginas y si estos no os enganchan (los tres primeros me gustaron mucho) pues lo dejáis y a otra cosa.

Si alguien se anima y quiere comentar algo o tiene dudas, que lo diga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada