Buscar este blog

viernes, 8 de enero de 2016

Mago: Maestro. Libro II de la saga de la Fractura

SINOPSIS:

Tiene en sus manos el destino de dos mundos...Érase una vez un huérfano llamado Pug, aprendiz de hechicero en la tierra encantada de Midkemia. Entonces fue capturado y esclavizado por los tsurani, una extraña y belicosa raza de invasores de otro mundo. Allí, en el exótico Imperio de Kelewan, recibió un nuevo nombre, Milamber , y aprendió a domeñar los inimaginables poderes que borbotaban en su interior. Y tomó su lugar en un antiguo conflicto contra un perverso Enemigo, anterior al mismo tiempo.








Como os comenté hace unos días cuando publiqué la reseña de la primera parte de esta saga, mi intención era continuar con ella debido a que había quedado bastante satisfecho con el primer volumen. Así que hoy os traigo la segunda novela de la Fractura, Mago: Maestro.

La historia comienza donde más o menos nos dejó el anterior libro. La guerra entre Mikdenios y Tsurani se encuentra en un punto muerto en el que ni unos ni los otros son capaces de decantar la balanza a su favor, por lo que el conflicto se va alargando en el tiempo y su final no parece ser cercano.

En ese momento el autor nos traslada hasta el mundo Tsurani donde descubrimos lo que le sucedió a Pug. El joven aprendiz de mago lleva cuatro años esclavizado en unas plantaciones en mitad de un apestoso y peligroso pantano. Con el único apoyo de Laurie, un juglar capturado varios meses antes por el ejercito tsurani, sus esperanzas de volver a su antigua vida están a punto de apagarse como las brasas de un fuego al ser bañadas en agua. Pero entonces la plantación recibe la visita de un descontento hijo del dueño a causa de la bajada de producción. A partir de ese momento las vidas de Pug y de su amigo Laurie sufrirán un cambio inesperado para ambos, pasando a convivir en la casa de sus amos como maestros de equitación de los hijos mayores de este.

Desde ese instante para Pug cambiará todo. Volverá a sentirse un ser humano e incluso llegará a enamorarse. Pero el mayor cambio en su vida sucederá cuando descubran sus latentes poderes mágicos y deba convertirse en uno de los Grandes, que es así como conocen a los magos dentro de mundo Tsurani. Hombres por encima de la ley imperial, cuyo único deber en sus vidas es salvaguardar al imperio Tsurani, por encima de cualquiera de las cosas.

Mientras Pug se convierte en Milamber, su nuevo nombre como Grande, en Mikdenia veremos como Arutha, el hijo menor del duque Borric, descubre una gran ofensiva tsurani cuya intención es terminar con la guerra de una vez por todas. Alarmado por lo que se les viene encima, Arutha arriesgará su vida en un peligroso viaje que le conducirá hasta Krondor en busca de una ayuda, que inesperadamente no encontrará debido a los cambios que se han producido en el gobierno de esta ciudad.

El último de los protagonistas de la historia será Tomas Megarson, el amigo de la infancia de Pug, que deberá luchar contra el ser que habita dentro de él para mantener su humanidad y no conventirse en un terrible tirano capaz de esclavizar a todas las razas de Mikdemia.

A donde conducen cada una de estas tramas ya sabéis que es algo que os tocará averiguar por vuestra propia cuenta.

Con respecto al libro en sí, he de reconocer que de nuevo Raymond E. Feist nos sorprende con su gran prosa. Pero a diferencia del anterior, el ritmo de la historia se vuelve muy lento, sobre todo la primera parte, llegando a ser incluso desesperante. Por fortuna a mitad del volumen ya va  cogiendo la velocidad suficiente como para poder concluir de forma satisfactoria.

Hablando de los personajes, descubrimos uno bueno en Arutha, aunque quizás bebe demasiado del clásico noble de buen corazón típico de estas historias, pero claro este libro tiene la tira de años, así que quizás sean los otros los que beban de él. También destacaría la madurez que alcanza el personaje de Pug con el paso de las páginas, llegando a ser un personaje bastante alejado a lo que habíamos leído hasta ahora. De los secundarios, por destacar a alguno, sería a Amos. El pirata es de los pocos que destaca dentro de ese grupo.

COSAS QUE ME HAN GUSTADO:

·    Como sucedió con el primer libro, hay que alabar lo bien descritos que están los personajes, paisajes y demás.
·   La transformación que sufre el personaje de Pug al mago Milamber. Dándole al joven un mayor interés del mostrado en el anterior libro.
·       A pesar de los defectos que le he encontrado a este segundo libro, la trama principal sigue siendo lo suficientemente interesante como para soportar todo el peso de la historia.

COSAS QUE NO ME HAN GUSTADO:

·    La primera mitad del libro se vuelve demasiado pesada y lenta, incluso diría que aburrida, cortando de esa forma el ritmo que traíamos del anterior libro.
·       Le falta una fuerte de dosis de adrenalina, ya sea con más acción (las batallas se resuelven en un par de páginas) o alguna trama secundaria donde a los personajes les suceda algo mucho más interesante.
·      Si decía antes que la transformación de Pug me había gustado, la que sufren otros personajes como Tomas, me parece muy mal llevada.
·    Se dedican demasiadas páginas a sucesos sin importancia, y luego otros, como las batallas, muertes de personajes importantes secundarios etc...Simplemente se los nombra de pasada.

CONCLUSIÓN:

No puedo negar que tras leer el primer libro mis expectativas eran altas. Y la verdad, es que en este segundo no se han llegado a cumplir. La historia se vuelve demasiado lenta en sus inicios y se te queda la sensación de que el autor desperdició esa primera mitad, cuando podría haber relatado otros hechos más relevantes. Tampoco es que ninguna de las tramas secundarias ayude a mejorar el interés en esa primera parte. Por suerte el libro mejora y al final termina mucho mejor. En definitiva, este libro solo lo recomendaría si te ha gustado muy mucho el primero de la saga. Si no es el caso y estabas en dudas, mejor que no lo empieces.

NOTA: 6 sobre 10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario