Buscar este blog

domingo, 24 de abril de 2016

Daemon, sí, pero no.

SINOPSIS:

Matthew Sobol era un legendario diseñador de juegos de ordenador. Su prematura muerte deja desconsolados a miles de aficionados en todo el mundo. Pero esa muerte, además, pone en acción a un Daemon, un programa cibernético autónomo, que inicia una cadena de acontecimientos que amenazan con acabar con el mundo interconectado que nos rodea.  Ahora Sobol se ha ido a la tumba con sus secretos, y nadie sabe cómo parar las capas y capas de Daemons que se van activando, dejando una estela de muerte y destrucción por doquier. Un hacker de sórdido pasado, un policía acusado injustamente y una agente del FBI intentarán formar una improbable alianza para detenerlos.
Tanto una trepidante novela de acción como una poderosa denuncia sobre nuestro sometimiento a la tecnología, Daemon, publicada originalmente por su autor, se convirtió en un suceso de ventas en los Estados Unidos.

Daemon era una de esas lecturas que tenía pendientes desde hacía ya un par de años. Las buenas críticas que la acompañaban me hacían ser quizás demasiado cauto con ella y la iba dejando pasar esperando el momento adecuado para poder disfrutar de su lectura.

Tal vez de tanto dejarla pasar ese momento paso y al final la he leído cuando no debía, pero la verdad es que esperaba mucho más de lo que al final me he encontrado.

La trama comienza con el asesinato casi simultaneo de dos programadores de una conocida empresa de videojuegos. En ambos casos las muertes pueden considerarse como meros accidentes, pero no para los ojos de avezados de las fuerzas de la ley del condado de Ventura y del FBI.

En ambos asesinatos existe una mediación informática que ha intentado borrar sus huellas acerca de su participación, pero no lo ha conseguido del todo y las pistas conducen hasta Matthew Sobol, fundador de la empresa donde trabajaban los dos programadores.

Hasta aquí todo normal, sino fuera porque Sobol había muerto la semana anterior de un cáncer terminal ¿Entonces alguien se hace pasar por Sobol? o ¿Quizás este haya resucitado? Conforme vayan atando cabos los investigadores, descubrirán que ni uno ni lo otro. Nadie ha suplantado a Sobol y este tampoco ha resucitado a pesar de que es capaz de comunicarse por teléfono y enviar comunicados por internet.

El Daemon diseñado por el genio de Sobol y que incluye su propia personalidad, se ha estado esparciendo por toda la red y va a comenzar su caza.

Para que entendáis un poco la historia, podríamos decir que el Daemon es un complejo programa informático, más parecido a un virus, que fue programado por Sobol antes de su muerte para llevar a cabo sus últimos deseos.

Al principio las agencias de seguridad de EEUU no se tomarán en serio al Daemon, permitiéndole de esa forma que se expanda y comience a acumular poder y a reclutar a toda clase de inadaptados que no están conformes con su forma de vida.

Cuando las agencias quieran parar al Daemon, este ya se habrá apoderado de gran parte de internet y habrá puesto en marcha su plan en el que buscará derrocar los grandes pilares en los que se sustenta la economía mundial.

Como continúa y termina la historia es algo que deberéis averiguar por vosotros mismos. Lo que sí que os puedo decir el que el desenlace de la historia es muy del estilo de Hollywood.

El ritmo de la historia, salvo en un par de altibajos, es muy alegre, por lo que la lectura de la novela se hace bastante amena. La prosa cumple con su cometido, no es un deleite para la vista, ni tampoco es soez. Está bien sin más. En favor de Daniel Suarez, comentar que a pesar de usar bastantes tecnicismos informáticos, siempre intenta que estos sean comprensibles para todo el mundo.

No hay un protagonista como tal, salvo que entendamos al Daemon como el protagonista de la historia. Los personajes humanos con un papel más relevante, cumplen sin más y si tuviera que decir algo de ellos, es que en su mayoría están bastante encasillados en sus papeles de agentes de la ley o del FBI. En este aspecto hubiera sido más deseable unos personajes con una personalidad algo más trabajada.

Por último, os diré que Hollywood está preparando una adaptación de la novela, que estoy seguro que será muy interesante, debido al estilo en el que esta está escrita.

COSAS QUE ME HAN GUSTADO:

·         La propuesta inicial de Suarez es realmente interesante y en muchos momentos está llevada con bastante tino.
·    Es una novela bastante divertida, sobre todo gracias al ritmo de narración ágil en el que nos vemos embarcado, más propio de una película o serie de televisión.
·       La aparición del mundo de los videojuegos dentro de cualquier novela siempre es algo agradable de leer y aquí, se hace bastante hincapié en el tema.


COSAS QUE NO ME HAN GUSTADO:

·     Como informático que es uno, no puedo dejar pasar los muchos aspectos de los que cojea la trama. Es algo sorprendente sabiendo que Daniel Suarez es un experto informático, pero supongo que habrá querido simplificar en ciertos puntos, cosa que por otro lado lógica, pero en otros apartados no le veo perdón posible.
·     Como digo más arriba, me gusta la propuesta, me gusta el tono de la narración y me gusta el trasfondo de los videojuegos, pero a pesar de todo ello, al terminar me ha quedado la sensación de tener entre manos una obra que peca de una ejecución más limpia. Con dos apuntes por aquí, dos por allá y un par de cambios más, seguro que hubiera quedado algo espectacular y no simplemente una buena historia sin más.

CONCLUSIÓN:

Daemon es una de esas novelas en las que es imposible no caer en el "Hype" que las acompañan. Pero esas altas expectativas, como suele ocurrir en la mayoría de casos, van en su contra. O al menos eso ha pasado conmigo. Tiene una trama interesante y divertida, un buen ritmo de narración, pero a pesar de todo ello no consigue llevar a buen puerto todo lo que promete. Como reza en el título, es un sí, pero no. Eso no quita que sea una buena historia y muy recomendable para todo el que quiera leer un thriller tecnológico de bastante calidad.

NOTA: 7 sobre 10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada