Buscar este blog

jueves, 14 de abril de 2016

Esta noche arderá el cielo, ciencia ficción en castellano con mucha personalidad.

SINOPSIS:

Cuentan las leyendas inuit que hay un agujero oscuro en la bóveda celeste por el que se puede llegar a los cielos, y que los espíritus de los muertos a veces encienden antorchas para guiar hacia la gloria a los que van a fallecer. Por eso los mortales vemos las auroras.

Cuentan las auroras que a veces el sol lanza sobre la atmósfera terrestre miles de toneladas de gas electrificado a tres mil doscientos kilómetros por segundo, que las luces fantasmagóricas que danzan de noche sobre los bosques boreales son llamaradas letales de radiación... y faros que atraen al vasto norte canadiense a los náufragos de esta historia de desamparo, narcotráfico, fogonazos y rock'n roll: un padre que lleva a su hijo a fotografiar las estrellas y en vez de un observatorio encuentra en sus fotos el escenario de un crimen, un crimen espantoso contra la humanidad al que se opondrán varios gobiernos, y la intromisión de un motero que se hace al monte solo para acampar bajo las estrellas con una amiguita... que no es lo que parece. Como nada en esta historia hipnótica, que no se resuelve hasta el final.

Tras leer Cenital y ver algunas críticas sobre este libro, me apeteció seguir leyendo un poco más de Emilio Bueso y en general he de decir que he terminado mucho más satisfecho que su anterior libro.

Mac es un motero de la vieja escuela que posee un taller de reparación de motos que es todo su mundo. Ni amigos, ni novias, ni familia ni nada más, a Mac no le gusta la gente. Es más, le agobian de tal manera, que debe de medicarse a diario si quiere tratar con sus clientes sin terminar desmayado tras uno de los muchos ataques de pánico que agazapados esperan el momento adecuado para destruir a Mac.

Pero la vida de Mac no siempre fue así. No es que le encantara socializar, pero si hubo una época en la que no necesitaba beber hasta caer dormido o ir hasta arriba de fármacos para poder seguir viviendo años mozos, tenía amigos, hobbys incluso una novia, Perla. Con ella se embarcó un día a realizar un viaje en moto por todo el continente americano, con la libertad como compañía de ambos. Desde su Canadá natal hasta la Patagonia. Ese par de años fueron los mejores de Mac. Pero cuando su aventura terminó, Perla le apartó de su vida como un clínex usado llevándose con ella toda la autoestima del motero.

Ahora Perla ha vuelto a su vida y Mac ve en ella la última oportunidad de mantener su cordura a flote. Por ello no le pide explicaciones cuando aparece sin previo aviso y le dice que lo deje todo y se lance a la carretera como en los viejos tiempos. Mac lo único que hace es hacer las maletas y dejar de lado el alcohol y las pastillas, con la esperanza de recuperar a la mujer de su vida.

Así es como ambos aparecen en la Trans-Taiga, la carretera más desierta del mundo, a vivir de nuevo otra aventura y dejar sus fantasmas atrás. Pero Mac no es el único cuyo equipaje va cargado más de la cuenta. Perla acaba de abandonar a su marido y a su hijo, pero eso es algo que a Mac le da igual, él solo quiere estar con ella a solas y aquel lugar en mitad de Canadá parece el mejor lugar del mundo para ello.

Pero Mac no puede estar más equivocado y antes de que se dé cuenta se verá enfrascado en mitad de una operación de contrabando, en la que ni los contrabandistas, ni lar carga con la que trapichean, estarán muy contentos de tener a los dos moteros como espectadores.

Como continúa la historia es algo que deberéis averiguar por vosotros mismos, sólo os diré que Mac termina demostrando que tiene más cojones que el caballo de espartero y  que la historia tiene más miga de lo que parece, pero que no puedo contaros para no meteros spoilers.

El personaje de Mac está trabajado con gran maestría y con mucho cariño por parte del autor y eso es algo que siempre se agradece. Es un protagonista excelente y muy creíble. De Perla también podremos disfrutar con cierta profundidad y descubrir el motivo de su forma de actuar, pero en ningún caso llega a tener la fuerza de Mac, que sin duda es un personaje arrollador y de esos que es difícil olvidar.

El autor emplea en muchos momentos un lenguaje coloquial bastante actual que como diría alguien como Mac, da muy bien el pego. Una historia de este estilo y con un protagonista así es lo que realmente necesita y Emilio Bueso lo vio muy bien cuando la estaba escribiendo. El ritmo de la narración es bueno, que junto al lenguaje ayudan a que el libro se lea en cuatro ratos.


COSAS QUE ME HAN GUSTADO:

·        Sin lugar a dudas lo mejor de la historia es el desbarajuste emocional que sufre Mac. Un acierto la enorme profundidad que Emilio Bueso le da a su personaje y que en cierto modo eché a faltar en mi anterior lectura de Cenital.
·        El lenguaje más actual y coloquial que emplea Bueso es un gran acierto para darle credibilidad a un motero como Mac. Cualquier estilo más literario no hubiera pegado ni con cola con la historia ni con el protagonista.
·       No conocía la carretera de la Trans-Taiga y me ha gustado mucho como telón de fondo para la trama.

COSAS QUE NO ME HAN GUSTADO:

·         Lo peor de la historia para mi gusto y con mucha diferencia, es el momento en que el autor da un giro en la historia donde personajes que se supone no deberían conocerse resulta que si lo hacen y te quedas con cara de ¿qué narices? Comprendo en parte el motivo de ello y el mismo autor nos lo intenta explicar al final de la obra, pero creo que hubiera podido encontrar otra forma de liberar a Mac de sus demonios.

CONCLUSIÓN:

Esta noche arderá el cielo es una de esas pequeñas obras, no diría que maestras pero si notables, que pululan por nuestro reino patrio y que difícilmente les hacemos caso al provenir de un autor no muy conocido. Pero esta obra tiene mucha fuerza, gracias a un gran personaje protagonista y a una trama donde la ciencia ficción es un extra y no el eje de la historia. Por ese mismo motivo es un libro recomendable para todo el mundo, tanto si te pirran las historias Sci Fi, como si solo quieres un buen libro con el que pasar un buen rato.

NOTA: 7.5 sobre 10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada