Buscar este blog

martes, 19 de abril de 2016

Hyperion, algo más que una historia Sci Fi.

SINOPSIS:

En el mundo llamado Hyperion, más allá de la Red de la Hegemonía del Hombre, aguarda el Alcaudón, una sorprendente y temible criatura a la que los miembros de la iglesia de la Expiación Final veneran como Señor del Dolor. En vísperas del Armagedón y con el trasfondo de una posible guerra entre la Hegemonía, los enjambres "éxter" y las inteligencias artificiales del "tecnonúcleo", siete peregrinos acuden a Hyperion para resucitar un antiguo rito religioso. Todos son portadores de esperanzas imposibles y, también, de terribles secretos. Un diplomático, un sacerdote, un militar, un poeta, un profesor, una detective, y un navegante entrecruzan sus vidas y sus destinos en su peregrinar en busca del Alcaudón y de las Tumbas de Tiempo, majestuosas e incomprensibles construcciones que albergan un secreto procedente del futuro. Sus historias personales componen una sugerente visión caleidoscópica de la compleja sociedad en la que viven y a la que, tal vez, puedan salvar.

Hoy de nuevo os traigo otro clásico de la ciencia ficción, aunque en este caso no tenemos que remontarnos a los años 70 sino solo a finales de los 80 y principios de los 90.
Recordaros que Hyperion es el primer libro de los cuatro que forman la archiconocida saga de Los cantos de Hyperion.

Para empezar, debéis de saber que Simmons en este libro en vez de crear una trama lineal en la que desbordar toda su narrativa, crea seis historias completamente diferentes protagonizadas por personajes distintos en las que Hyperion es el nexo de conexión de todas ellas.

La narración comienza con la última peregrinación permitida a la iglesia de la Expiación Final, donde un grupo de siete personas se traslada al mundo de Hyperion para visitar a el Alcaudón.

¿Os preguntareis quién es el Alcaudón? Pues el Señor del Dolor como es conocido por la iglesia que le venera, es un ser mitológico que vive cerca de las misteriosas Tumbas del Tiempo y sobre el que existen cientos de leyendas. Pero si algo de lo que se dice sobre él es cierto, es que suele acabar con la vida de los peregrinos que acuden hasta él.

¿Y por qué entonces nadie querría visitarle? Pues nuestros siete protagonistas, cada uno de ellos de personalidades y profesiones muy diversas, buscan acudir junto al Alcaudón por un motivo secreto que nos irán revelando en cada una de las seis historias que conforman la narración. Sí, habéis comprendido bien, hay siete peregrinos, pero solo seis historias.

La primera de las historias la contará el sacerdote católico Hoyt y nos pondrá en la piel del padre Duré. Un miembro repudiado por la iglesia católica y que acudirá al mundo de Hyperion para poder descubrir los hábitos de una vieja tribu que habita en las profundidades de este mundo. Cuando por fin llegue a su destino, el viejo eclesiástico descubrirá más de lo que nunca hubiera imaginado y terminará pagándolo con un sufrimiento inhumano. El sacerdote Hoyt que de primeras había acompañado hasta Hyperion al padre Duré, se sentirá con la necesidad de ir en su busca después de varios años sin tener noticias suyas, pero para desgracia suya heredará la maldición del padre Duré y por ello con el tiempo decidirá retornar a Hyperion y buscar a el Alcaudón.

La segunda de las narraciones nos situará en la piel del coronel Fedmahn Kassad, un ex militar que acude a Hyperion llevado por un sentimiento doloroso que es una de las rémoras de la sociedad humana, la venganza. Kassad descubrió el amor de una forma muy extraña, en mitad de un simulador de batalla en el que participaba cuando solo era un recluta del ejercito. Con el paso de los años la mujer misteriosa se le sigue apareciendo en las simulaciones e incluso en sus sueños y dentro de Kassad se va creando una obsesión por no poder descubrir nada más de ella. Pero cuando un día, después de sufrir grandes heridas durante una batalla e internado en una nave hospital que se dirigía a Hyperion, esta última es atacada por los Éxter y Kassad termina en mitad de Hyperion. El soldado después de tantos años por fin se encuentra en persona con su añorada amante y descubre que ella está asociada de alguna manera con el Alcaudón. Una asociación que a Kassad no le hará ninguna gracia.

La tercera historia la narra Martin Silenus, un poeta entrado en años nacido en la vieja tierra, cuya vida como escritor ha sido complicada debido al poco interés que sus obras en verso generan en la red de mundos y que harto de escribir una bazofia que le ha hecho millonario, decide un día abandonarlo todo y acudir a Hyperion, donde el Triste Rey Billy, ha creado un mundo donde su arte es valorado y venerado. Allí Silenus tras muchos años sin ser capaz de componer algo decente, volverá a verse inspirado gracias a su musa, el Alcaudón.

La cuarta historia trata sobre Sol Weintraub y su hija Rachel, una joven arqueóloga con toda la vida por delante, que como muchos decide viajar a Hyperion a estudiar las Tumbas del Tiempo. Pero algo que nadie es capaz de explicar le sucederá a la joven, que se verá acechada por una rara y grave enfermedad. Cada día que pasa ella en vez de envejecer, rejuvenece y no recuerda nada de lo que ha hecho los días que va perdiendo de su vida. Sol afligido por su hija viajará por toda la red de mundos en busca de una cura o de algún tipo de ayuda. Pero los años irán pasando y pronto Rachel volverá a ser una adolescente y más tarde una niña y así hasta llegar a ser un bebe. En ese momento y llevado por la desesperación y el mito de Abraham, Sol hará caso a una voz que lleva tiempo diciéndole en sueños que acuda a Hyperion y ofrezca a su hija en sacrificio.

La penúltima de las historias trata sobre Brawne Lamia, una detective que un día recibe la visita de un tipo llamado Johnny que la quiere contratar para que descubra quien le ha asesinado. Antes de que Lamia le dé una patada en el culo por reírse de ella y hacerle perder el tiempo, el hombre le explica que es un cibrido, un clon humano en el que habita la conciencia de una inteligencia artificial y que su muerte solo ha durado un par de minutos, lo suficiente para no recordar nada y haber perdido la información de varios días que podría ser clave para su existencia. Al ser una trama detectivesca no os voy a explicar mucho más, salvo que el desenlace como ya sabréis desemboca con Lamia en mitad de Hyperion junto a sus compañeros.

La última de las historias(¡Por fin!) tiene como protagonista al Cónsul. Este nos narrará una historia de amor entre una joven de un mundo que pronto pasará a pertenecer a la red de mundos y un joven que viaja en la nave espacial Los Ángeles y que es la encargada de transportar el material para la construcción de un Teleyector con el que la gente de otros planetas podrá teletransportarse a ese mundo. Lo curioso de la historia es que mientras que para el joven apenas pasan unos pocos meses cada vez que retorna el planeta, para la muchacha pasan muchos años debido a la deuda temporal que se produce con los viajes estelares. Cada vez que se ven ella es más y más mayor y el apenas ha envejecido. En su último viaje que coincide con la inauguración del Teleyector, el joven descubre que el amor de su vida ha muerto y le ha dejado construida una cripta donde solo él puede entrar. Allí el hombre descubrirá algo muy importante que cambiará su forma de ver la vida y la de sus descendientes, entre ellos el Cónsul, que es el nieto de esta pareja y que terminará por acudir a Hyperion para cumplir una promesa de venganza contra la red de mundos y todo lo que representa.

Al terminar las seis historias los personajes se encuentran próximos a un desenlace que no lo es tal, que el autor no culmina la trama con algún hecho impactante o importante que nos deje asombrados. Simplemente termina de una forma que nos obliga a seguir con el siguiente libro si es que queremos enterarnos de lo que pasa.

Los personajes son todos y cada uno de ellos muy importantes para la trama. Con lo complicado que es crear a veces un protagonista y Simmons es capaz de crear nada menos que seis y todos ellos con una personalidad definida y motivaciones propias. En este aspecto poco puedo decir más que aplaudir al escritor norteamericano.

El autor se amolda muy bien a la personalidad de cada personaje y es capaz, no solo de cambiar el punto de vista de cada narración y el narrador que nos lo cuenta, sino también el lenguaje y el estilo según hable uno u otro. El ritmo de la historia va de menos a más. Empieza bastante lento, pero a partir del primer tercio comienza a coger velocidad, aunque también podría ser que al no gustarme demasiado la primera de las historias tuviera la sensación de que empezara con más lentitud.


COSAS QUE ME HAN GUSTADO:

·        La diversidad narrativa y estilo que emplea Simmons en cada una de sus historias, desde el uso de una narración en primera persona, a pasar a otra en tercera en la siguiente, sin que se pierda calidad ni consistencia en ningún momento. El autor norteamericano sabe jugar muy bien con este aspecto para conseguir que nuestra atención no se desvíe de la historia.
·      Los personajes y sus historias son en líneas generales magníficos y están construidos con mucha brillantez y una prosa envidiable. Al menos este primer libro se puede decir que es una novela, echa por y para, el lucimiento de sus personajes.
·        El universo que Simmons ha creado como trasfondo.
·    El misterio que rodea al Alcaudón y que dan ganas de continuar con la saga solo para poder descubrir que de cierto hay en todos esos mitos y leyendas.

COSAS QUE NO ME HAN GUSTADO:

·         La novela arranca con mucha parsimonia, demasiada creo yo y puede llevar a que mucha gente abandone el libro antes de darse cuenta de la buena historia que tiene entre manos.
·    El final, o mejor dicho el No final. Habrá mucha gente que haya quedado contenta con este desenlace, pero en mi caso esperaba que sucediera algo, lo que fuera, antes de terminar el libro. Pero por desgracia Simmons no era de esa opinión.

CONCLUSIÓN:

Hyperion es narrativa en estado puro, que el trasfondo donde sucede la acción sea un universo de ciencia ficción es algo secundario y que no debería tirar para atrás a aquellos que no disfruten de este género. Aquí lo importante no son las naves espaciales, ni lo que ellas representan, lo importante son los personajes protagonistas y las dispares historias que acompañan a cada uno de ellos y que terminan teniendo un denominador común, el mundo de Hyperion.

NOTA: 8 sobre 10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada