Buscar este blog

viernes, 8 de abril de 2016

Temerario el dragón de su majestad, una historia de dragones en la época napoleónica.

SINOPSIS:

El capitán Will Laurence sella su destino al capturar el precioso cargamento de la fragata Amitié. El tesoro es un huevo de dragón imperial, regalo del emperador chino a Napoleón. Cuando la fantástica criatura salga del cascarón, elegirá al capitán como su criador. Éste pronto descubrirá que entrenarlo es una aventura fascinante. Juntos tendrán que aprender las peligrosas tácticas de la guerra aérea, pues Francia, dirigida por un Bonaparte más audaz que nunca, ha reunido a sus criaturas para transportar sus tropas sobre suelo británico. ¡Laurence y Temerario se preparan para sufrir su bautismo de fuego!






El otro día me prestaron en papel este libro y como buen lector de fantasía no he podido resistirme a leerlo, a pesar de que a primera vista no me llamaba demasiado la atención.

Antes de empezar y si os animáis a leerlo, debéis de saber que es el primer libro de una saga compuesta por cuatro novelas, todas ellas ya publicadas en castellano.

Como dicta la sinopsis, la historia nos sitúa en mitad del océano atlántico a bordo de una fragata de guerra inglesa capitaneada por Will Laurence, que acaba de capturar nada menos que el huevo de un dragón. Lo de que sea de la raza imperial es algo que no descubriremos hasta más adelante.

Debido a que el huevo está a punto de eclosionar y a la escasez de dragones dentro de la fuerza aérea británica, los oficiales tripulantes de la fragata Amitié se ven obligados a jugarse a suertes quien será la desafortunada persona que le colocará el arnés al dragón una vez este nazca. Aquí tengo que hacer un pequeño apunte para que terminéis de comprender el motivo por el que es una terrible traba convertirse en un jinete de dragón. Para empezar es una profesión de por vida, ya que un dragón una vez elige a su jinete lo hace hasta que uno de los dos muere. Eso no sería tan malo si no fuera porque un dragón requiere una serie de cuidados que te aíslan del resto de la sociedad (no puedes construirle una caseta en el jardín como a un perro) y además pertenecer a la fuerza aérea conlleva también un gran estigma social que puede afectar a las familias de los oficiales de a bordo del Amitié, en su mayoría todos caballeros procedentes de poderosa familia.

Aclarado ese punto, el capitán Laurence que de primeras se "salva" de ser la persona que tenga que ocuparse del dragón, cuando este eclosiona de su huevo y termina por no aceptar a la persona que debería colocarle el arnés, verá como todo su mundo y su futuro se va al traste cuando el pequeño dragón se coloque delante de él y le salude, viéndose obligado a convertirse en su cuidador y jinete. Y sí, habéis leído bien, en esta historia los dragones hablan y en su mayoría son de gran inteligencia, en especial Temerario, que es el nombre que Laurence le pondrá al dragón.

Lo que al principio comienza como una gran molestia para Laurence, acaba convirtiéndose en una gran alegría con el paso de los días. Temerario es un ser magnifico de una gran inteligencia y una nobleza que termina por conquistar a Laurence de tal manera, que llegado el momento ni se plantea pasar el resto de su vida sin mantenerse cerca de su dragón.

Pero como suele suceder en este tipo de historias no todo será un camino de rosas para Laurence y Temerario. Por un lado el capitán tendrá que lidiar con el rechazo de la que era su prometida y la compasión de sus amigos más cercanos y por otro, verá como de primeras es rechazado por sus compañeros de la fuerza aérea, ya sea por envidia al poseer un dragón tan impresionante como Temerario, por su falta de habilidad, o por la conducta más informal que reina entre los aviadores y que no casa con el formal Laurence.

Con el avance de la trama tanto Temerario como Laurence se irán convirtiendo en piezas importantes dentro de la fuerza aérea, ganándose el respeto de todos debido a su valentía y las grandes cualidades de ambos.

El final de la novela nos llevará al inevitable enfrentamiento entre los dragones franceses y los británicos por la defensa del Reino Unido, que por supuesto no voy a explicar como termina.

La prosa que emplea Novak es ágil y de un tono bastante ligero más propio de un estilo juvenil, aunque no es que sea pobre ni carezca de ciertos matices. Debido a eso la lectura se hace muy amena y salvo en algún capítulo hacia mitad del libro no se nos hace pesada.

Respecto a los personajes, tenemos dos protagonistas, Temerario y el capitán Laurence. En líneas generales el dragón me gusta, aunque tiene algunas cosillas que no me terminan de convencer y le hacen perder algo de credibilidad al personaje, claro está sabiendo que estamos en una novela de fantasía con dragones. El capitán Laurence en cambio no se ha ganado mi afecto. Lo veo demasiado encasillado en su papel de oficial de la armada recto pero justo. No se despega en ningún momento de su estricta forma de ser, solo en algunos momentos junto a Temerario parece relajarse un poco, aunque pronto vuelve a su estado natural. Un Laurence más distendido creo que le hubiera dado aportado más mordiente a la historia.

COSAS QUE ME HAN GUSTADO:

·      La premisa en que está basada la saga de Naomi Novak es cuanto menos interesante y es sin duda uno de los puntos fuertes de la historia.
·    La naturalidad con la que la autora ha sido capaz de introducir los dragones en un periodo histórico tan complejo como las guerras napoleónicas sin que le haya quedado demasiado forzado. Me parece un acierto que no pierda el tiempo en aburridas explicaciones que nos descubran el motivo por el cual existen los dragones. Existen y punto y así nos lo demuestran los personajes con la actitud normal que mantienen hacia ellos.
·         El libro es bastante fácil de leer gracias a una prosa ligera, que ayuda a que el lector no se pierda en palabras demasiado complicadas ni descripciones interminables que no aportan nada a la trama salvo el propio lucimiento del escritor.
·         El estrecho vínculo de amistad que se crea en la historia entre los dragones y sus jinetes.


COSAS QUE NO ME HAN GUSTADO:

·      Aunque supongo que en los siguientes volúmenes de la saga se verá remediado, me hubiera gustado que se le sacara más jugo al planteamiento inicial y a la guerra contra Napoleón.
·       Narrar una batalla de forma convincente no es tan sencillo como mucha gente pueda crear, y una batalla aérea, y nada menos que con dragones, debe de ser todavía más complicado. Pero a pesar de ser consciente de ello, en ningún momento he conseguido visualizar la acción de una forma natural. En todo momento me ha parecido todo muy forzado y no demasiado bien narrado.
·       El capitán Laurence me ha parecido un personaje demasiado encasillado en su rol de caballero de la armada. Esto ya es más personal que otra cosa, pero igual un tipo menos correcto y envarado le hubiera dado otro de punto de vista más interesante a la historia.

CONCLUSIÓN:

Temerario el dragón de su majestad, es el primer libro de una saga de cuatro volúmenes donde los dragones son los protagonistas dentro de un periodo histórico real como las guerras napoleónicas. La premisa es buena y el libro se deja leer  bastante bien gracias al estilo desenfadado que emplea la autora más propio de una novela juvenil, aunque por suerte sin los clichés que acarrean estas. Si bien tampoco es que carezca de defectos, con sus batallas aéreas algo confusas y mareantes y el no ser capaz de sacarle todo el provecho a la historia, aunque quizás esto último lo logre en las siguientes novelas. En definitiva, estamos delante de una obra de fantasía bastante interesante, con sus defectos y virtudes, que dependiendo de la persona pesarán más unos que otros y terminará encantado o un poco decepcionado. En mi caso he quedado a mitad de camino y quizás más adelante continúe con la saga.

PUNTUACIÓN: 6.5 sobre 10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada