Buscar este blog

miércoles, 4 de mayo de 2016

GOT 6x02 Home. La trama avanza, pero a trompicones.

He dejado pasar hasta el día de hoy para comentar el capítulo cumpliendo el margen de un par de días que prometí la semana pasada, cuando anuncié que iba a reseñar todos los capítulos de la temporada.

Para evitar que aquellas personas que entran a leer otros artículos del blog, puedan comerse algún spoiler, voy a evitar el colocar imágenes en las que se pueda deducir algo importante de la trama.

6x02 Home.


Después del habitual resumen sobre hechos acaecidos en otros episodios, nos encontramos frente a un Bran bastante crecido que está reviviendo un Flashback del pasado de su familia.

Ned y su hermano Benjen pelean con unas espadas de prácticas en mitad de patio de Invernalia. No sería una escena demasiado importante, sino fuera por la aparición de Lyanna. Que por fin aparezca en escena la joven Stark, nos ofrece la esperanza de que en algún momento se nos cuente su historia, tan importante en los libros y que hasta el día de hoy ha sido bastante despreciada por la serie. Además nos muestran a un Hodor de niño con plenitud de facultades mentales, por lo que no sería descartable que su transformación de "Willis" a Hodor sea importante en alguna trama futura.

Tras finalizar la escena proseguimos un par de minutos más con Bran, Hodor y Meera, pero sin nada muy destacable a reseñar.

Viajamos hasta el otro lado del muro hasta llegar al Castillo Negro. La paciencia de Ser Alliser ha llegado a su fin y se dispone a derribar la puerta de la habitación en la que Davos y un par de hermanos de la guardia protegen el cadáver de Jon Nieve. Pero antes de que los traidores puedan realizar su asalto, los salvajes dirigidos por Thormund y Edd el Penas derriban el portón de la fortaleza salvándole el pellejo a nuestro querido Caballero de la Cebolla.

Una vez son apresados Ser Alliser y sus más fervientes seguidores, las imágenes nos trasladan a Desembarco del Rey.

Allí vemos como la Montaña Zombi revienta una cabeza y enseguida nos muestran a Cersei. Nuestra querida y odiada a la vez reina, intenta acudir al velatorio de su hija, pero la guardia por orden expresa de su hijo el rey se lo prohíbe.

Aprovechando la situación nos envían al septo para ver el velatorio de la pobre Myrcella, donde solo Tommen y Jaime velan por ella. Lo más interesante de su conversación es descubrir la vergüenza que reconcome a Tommen por su falta de redaños a la hora de defender a su madre y esposa. Aunque es fácil decirlo, pero si eres el rey, no te pueden tomar por el pito del sereno.

Interrumpiendo su conversación aparece el Gorrión Supremo, el cual, para ser un supuesto hombre de dios piadoso, se le ve un poco altivo. Jaime que no es un asustadizo niño, no se amedrenta ante la figura del fervoroso y por la actitud de ambos todo presagia que en el futuro correrá la sangre.

Un poco más de Cersei y Tommen, donde este último reconoce su miedo y sus errores y le pide ayuda a su madre. Supongo que si quieres ser un poco cabrón, lo mejor es que te enseñe alguien que lo es y mucho. Así que en ese caso Tommen ha elegido bien.

Seguimos en Meeren con unos hechos que de primeras parecen bastante intrascendentes y en los que Tyrion libera de las cadenas a los dos dragones que mantenían encerrados bajo la pirámide de la ciudad. Quizás para el futuro sea importante, pero en estos momentos la escena se nos hace demasiado larga y nos corta el ritmo de la acción.

Cambiamos hasta Arya, que para variar vuelve a recibir una buena tunda. Pero al terminar esta vez es sometida a una prueba de fe, que parece superar.

De regreso a Invernalia, aunque esta vez no en un flashback, vemos a Roose Bolton hablar con su hijo Ramsay y con uno de los Karstark. Después de remarcar la importancia de encontrar a Sansa como sea para mantener la fidelidad del resto de casas del Norte, la escena da un vuelco al ser avisado Lord Bolton de que acaba de tener un hijo varón. La cara de Ramsay es todo un poema, tanto, que su padre le asegura que siempre él será su heredero. Pero al psicópata de los Bolton no parece convencerle las palabras de su padre y mientras se abrazan, le asesta un par de cuchilladas cargándose así a uno de los personajes más veteranos de la serie de una forma inesperada que nos deja a todos sin saber que pensar.

Tras el sorprendente asesinato, Ramsay, ahora Lord Bolton, hace llamar a su madrastra y a su hermano. Antes de que nada sucediera ya todos nos imaginábamos lo que iba a suceder a continuación. La verdad es que Iwan Rheon clava el papel de psicópata y es uno de los grandes aciertos del casting.

Pasamos a Sansa y Brienne que planifican irse al muro en busca de la protección de Jon Nieve. Escena intrascendente salvo por la decisión de Theon, que ahora que sabe que Sansa está bien y protegida por Brienne, decide volver a casa.

Una vez más entrelazan una conversación para hacernos cambiar de escenario y por ello nos trasladan a Pike. Allí Yara (odio el cambio de nombre) y Lord Balon discuten por la forma en que tiene este de gobernar. Cuando el señor de las islas de hierro se marcha, se topa en uno de los puentes colgantes que separan los edificios de su fortaleza, con su hermano (supongo que será Victarion pero igual le cambian el nombre o yo que sé). Y sucede algo que los lectores ya hace tiempo que esperábamos que sucediera.

Tras encontrar el cadáver de Lord Balon y realizar los ritos funerarios típicos de la zona, un sacerdote del dios ahogado le recuerda a Yara y también a los espectadores, que las islas de hierro no se gobiernan como el resto de reinos de poniente y que sí ella quiere gobernar, tendrá que convencer a la asamblea que se formará para decidir quién será el nuevo señor.

De nuevo volvemos al Castillo Negro. Escena curiosa en la que el incrédulo Ser Davos debe de apelar a la fe de una apesadumbrada Melisandre, cuyas creencias se tambalean debido a la derrota de Stannis.

Y por fin llega el momento esperado por algunos, no en mi caso, y la sacerdotisa roja se dispone, aunque poco convencida, a traer de vuelta a Jon Nieve de la muerte. Supongo que alargan la escena buscando un poco de dramatismo, aunque la verdad es que no creo que engañen a nadie. Thormund, Davos y la propia Melisandre, para continuar manteniendo el estado de tensión, abandonan la habitación al ver como los esfuerzos de la sacerdotisa han caido en saco roto. Y justo cuando ya todo parece terminar, Fantasma se pone en pie y Jon "Cansino" Nieve vuelve con nosotros.


Resumiendo, capítulo con muchos claros y oscuros. Momentos impactantes como la muerte de Roose Bolton, mezclados con otros bastante aburridos y de poca trascendencia. Aunque con tantos frentes abiertos, es muy complicado conseguir que les quede un episodio redondo. Veremos como continua la acción y por donde nos salen con Nieve, Ramsay y el enfrentamiento entre Jaime y el Gorrión Supremo.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada