Buscar este blog

miércoles, 15 de junio de 2016

GOT 6x08 No One

He de reconocer que esta semana se me ha hecho muy larga la espera para poder comentar el episodio. Es lo que tiene sentirte un poco estafado tras el visionado, que terminas alterado y así es complicado contenerse.

Arrancamos con una Arya casi herida de muerte y remarco el casi, porque visto lo que veremos después supongo que solo era un rasguño, que acude junto a Lady Crane a la que salvo la vida. Esta última decide ayudarla y tras un par de arreglillos de nada, Arya esta como si una asesina experta, que debería saber donde clavar para matar, no le hubiera metido tres cuchilladas.

De allí pasamos hasta lo poco potable de este episodio, la aparición de Sandor Clegane, que como se preveía, llevado por su ánimo de venganza de nuevo vuelve a repartir cera. Algo de lo que por supuesto me alegro.

Un poco de Varys y Tyrion donde nos dan a entender que el primero se va a embarcar en un viaje importante para conseguir apoyos en Poniente para Daenerys.

Cruzamos el charco hasta Desembarco del Rey, allí nos muestran como los gorriones poco a poco van ganando más y más poder, incluso hasta llegando a exigirle a Cersei que acuda a la llamada del Gorrión Supremo. La Montaña Zombi no parece estar por la labor de permitir que se lleven a su señora por la fuerza y el solo amedrenta a todos los gorriones, que más bien parecen el típico grupo de niñatos pandilleros que se creen muy fuertes en manada, hasta que se topan con alguien que les deja las cosas claras.

Pasamos hasta Brienne, que como la mayoría de personajes en esta temporada, es capaz de recorrer miles de kilómetros en apenas un suspiro y debido a ello ya ha llegado hasta el asedio de Aguasdulces. Nos muestran una charla con Jaime, en la que quieren remarcarnos el buen feeling que hay entre ambos personajes y tras conseguir el permiso del mayor de los hermanos Lannister, vemos como Brienne accede a Aguasdulces e intenta convencer al Pez Negro de que rinda el castillo y acuda a ayudar a su sobrina. A parte de abusar del estúpido honor del que hace gala en cada una de sus actuaciones, dejan a la mujer como una tonta tras intentar convencer al Pez Negro con unos argumentos ridículos, tales como "Pedirle al Pez Negro que abandone su hogar para ayudar a Sansa a recuperar el suyo".

De vuelta en Desembarco del Rey, vemos como Tommen marioneta deja tirada a su madre como si nada, impidiéndole ejercer la única opción que la liberaría de los cargos que tienen contra ella, el juicio por combate. No sé que le pasará a este chico por la cabeza, pero un día te sale llorando pidiéndole perdón a su Madre y al día siguiente le da otra puñalada por la espalda. Espero que Margaery tomes las riendas de ese matrimonio y se cargue al Gorrión y a todo la gente su trama. Se me olvidaba comentar que Qyburn parece conocer algo que puede ser importante en esta parte de la historia, supongo que algún trapo sucio del Gorrión que Cersei querrá sacar en su momento para desacreditarle o algún otro as que le sirva a Cersei para librarse de su pena.

Volvemos hasta Meeren, para sufrir una de las escenas más patéticas de la historia de esta serie. No sé ni que comentar sobre ella, salvo que es totalmente prescindible. Por fortuna tampoco es demasiado larga y termina con la visión de la flota de Los Amos acercándose a las playas de la ciudad.

Tras este momento bochornoso, nos pasan de nuevo hasta Aguasdulces. En una escena entre Jaime Lannister y Edmure Tully, los guionistas nos dejan bien claro que todavía existe ese Jaime Lannister cabrón de principio de la serie que era capaz de lanzar a Bran de una torre y que está dispuesto a hacer cualquier cosa por volver con su hermana.

Y de nuevo volvemos a otra escena ridícula y que demuestra que esta serie está perdiendo la coherencia a cada día que pasa. Edmure Tully no solo se deja convencer para salvar a un hijo que nunca ha visto en su vida y que proviene de una mujer a la que no debería amar, sino que además la guardia que defiende Aguasdulces ignora al Pez Negro y permite que Edmure entre en la fortaleza sabiendo que la va a rendir porque es su señor. Supongo que cuando amenazaban los Frey con cortarle el cuello o colgarle delante de ellos no debían de pensar en Edmure como su señor, ni les importaba mucho su bienestar.

En fin, lamentable. Pero por desgracia no es lo más lamentable de esta parte de la trama. Resulta que los guionistas deciden malgastar un personaje del renombre del Pez Negro, terminando con su vida como si nada y para colmo, su muerte ni aparece en pantalla. Viendo de lo que es capaz HBO, tampoco sería raro que no mostrar su muerte fuera una manera de utilizarlo más adelante y vendernos la moto que el guardia Lannister de turno se equivocó al identificar a uno de los hombres más conocidos de Poniente.

Para finalizar con nota esta magnífica trama, vemos como en un castillo repleto de Freys y Lannister, el único que ve desde las murallas como Brienne y Pod escapan es Jaime. Me dejan sin palabras.

Retornamos hasta Meeren para ver como la ciudad está siendo asediada por los Amos y al borde del colapso. Cuando la esperanza parece perdida, nos ponen una música héroica y vemos como aparece Daenerys montada en su dragón en plan soy la gran salvadora. Bravo por los guionistas de nuevo, su originalidad es de premio.

Superado ese momento que pasará a los anales de la Tv (Sí, es ironía) vemos a Clegane avanzado con su hacha con ganas de más marcha. Junto con a su aparición anterior, es de lo poco destacable del episodio. Por desgracia, parece que están guardando toda la sangre para el siguiente capítulo y no nos permiten ver como Sandor destripa a los miembros de la hermandad sin estandarte que han traicionado a Dondarrion y matado a sus amigos de la casa de la pradera. La aparición de este último también es algo de lo que alegrarnos y espero que Clegane y Dondarrion se unan para repartir leña.

Y llega el momento clave y de más vergüenza ajena de todo el episodio (aunque parecía difícil los guionistas se han superado). Mientras Arya se recupera de sus heridas de nada (solo tres puñaladas es una medianía) aparece la Sin Nombre y termina con la vida de Lady Crane. Hasta aquí nada raro. Pero tras este suceso, una Arya que momentos antes dormía convaleciente, decide escaparse de su archienemiga saltando desde un balcón sin hacerse ningún daño ni abrirse las heridas. ¿Poco creíble? Seguro que sí, pero lo peor viene ahora cuando la Sin Nombre se pone a perseguir a Arya en plan el T1000 de terminator 2. Arya no es que corra tanto como su enemiga, sino que es capaz de hasta despistarla por unos momentos y eso con tres puñaladas recibidas.

Preparándome para un futuro remake de Terminator 2


Si es capaz de reunirse con Jon y Sansa, la pequeña de los Stark podría conquistar poniente por si misma a poco que se recupere :P

La escena continua con la persecución del T1000 a la pobre Arya, hasta que esta última llegado el momento cae mal y tropieza y sus heridas se abren y sangran. ¿Todavía le queda sangre tras toda la que perdió? Pues parece que sí. Pero Arya que además de robusta es muy gata, se ha tropezado justo al lado de su escondite donde tiene todo preparado para luchar a muerte contra la Sin Nombre.

Lo que sucede a continuación podría tener sentido, es decir que Arya luche a ciegas contra la T1000 Sin Nombre con la intención de obtener una ventaja, si no fuera porque entiendo que la Sin Nombre también pasaría en su momento por un periodo de ceguera igual que Arya y sobre todo porque la pequeña de los Stark debería estar medio muerta y por lo tanto incapacitada para luchar con una asesina profesional.

La escena final mostrándonos el rostro de la Sin Nombre en una de las columnas y el gesto de Jaqen alucinando ante la respuesta de Arya donde le dice que es una Stark y pasa de él y de su Dios, es un desenlace perfecto y acorde con este capítulo y esta trama (nótese la ironía).


Creo ya haber soltado toda la bilis que tenía dentro al ver este episodio, así que como resumen solo diré, bien Clegane y Dondarrion, y lamentable todo lo demás.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada