Buscar este blog

martes, 5 de julio de 2016

Neuromante, el ejemplo de como el paso del tiempo puede influir a la hora de apreciar una novela.

SINOPSIS:

Un futuro invadido por microprocesadores, en el que la información es la materia prima. Vaqueros como Henry Dorrett Case se ganan la vida hurtando información, traspasando defensas electrónicas, bloques tangibles y luminosos, como rascacielos geométricos. En este espeluznante y sombrío futuro la mayor parte del este de Norteamérica es una única y gigantesca ciudad, casi toda Europa un vertedero atómico y Japón una jungla de neón, corruptora y brillante, donde una persona es la suma de sus vicios.







Julio ha llegado acompañado de un horrible calor y debido a ello, y a este libro, me ha costado mucho meterme en faena y terminar esta lectura.

Lo primero que deberéis saber de Neuromante, además de ser uno de los padres del ciberpunk y ganador de todos los grandes premios de la ciencia ficción en su momento, es que es un libro complejo de leer y no apto para todos los públicos.

Si después de leer mi advertencia todavía seguís empeñados en leerlo, es que sois tan cabezones como yo.

Neuromante nos sitúa en un futuro cercano en el que la decadencia se ha apoderado de una sociedad tecnológicamente avanzada. Las mafias, el sexo y las drogas, entre otros vicios, son el pan de cada día para las personas que aparecen en esta historia.

¿Y de qué va la trama? Supongo que es lo que os estaréis preguntando, pues en principio la historia no es demasiado complicada. Henry Case, un antiguo vaquero, el termino que se le da en la historia a los hackers, cuya capacidad para interconectarse al ciberespacio le fue extirpada en su momento como castigo, malvive en la ciudad japonesa de Chiba, un antro de vicios y perversión que pronto llevará a Case a la tumba. Pero un par de desconocidos llamados Armitage y Molly, deciden ofrecerle a Case su último billete para recuperar su anterior vida como vaquero. Lo único que debe de hacer Case es introducirse en una inteligencia artificial.

A simple vista parece algo sencillo, sino fuera porque las IA de este mundo suelen estar protegidas de tal forma que todos aquellos hackers que intentan entrar en ellas terminan con su cerebro frito.

Pero Case no tiene nada que perder y además la recompensa para un adicto como él es algo irrechazable, recuperar gracias a una complicada operación su capacidad para navegar por el ciberespacio.

A partir de ese momento Case con la ayuda de Molly y bajo la supervisión del inquietante Armitage, irá descubriendo poco a poco que nada es lo que parece y que él es solo otra marioneta en un juego mucho más complejo de lo que nunca hubiera imaginado.

Con respecto a la narración, la forma que tiene Gibson de narrar es todo menos sencilla. Mientras nos va contando la historia, Gibson da por sentados muchos términos científicos que el mismo se ha inventado y cuyo desconocimiento de su significado nos dificultará en exceso el seguir en ciertos momentos la trama. Debido a esto último y a pesar de que el ritmo de la narración es muy dinámico, se hace complicado llegar a engancharse del todo y uno tiene la sensación de leer a saltos.

En líneas generales los personajes están bien construidos, aunque en algunos momentos echo en falta unas reacciones más humanas y no tan planificadas. Por ejemplo en el caso de Case, este a pesar de ser un adicto se comporta de una forma bastante racional y poco emocional.

El final de la historia es previsible hasta cierto punto y la parte que debería ser más interesante se le nota que le han dado demasiadas vueltas.


COSAS QUE ME HAN GUSTADO:

·       La ambientación Ciberpunk es seguramente el punto fuerte de la historia y lo que me ha hecho que la terminara. Por algo William Gibson es conocido como uno de los padres de este subgénero.
·       Se nota que fue una novela avanzada a su tiempo, escrita en 1984 no lo olvidemos, y eso es algo que hay que valorar. Aunque hay muchos puntos que a día de hoy consideramos como una tontería, en su momento plantearse lo que se planteó Gibson fue una demostración de imaginación e ingenio al alcance de muy pocos.

COSAS QUE NO ME HAN GUSTADO:

·         Igual se debe a que ha empezado el calor y mis neuronas se han visto afectadas, pero lo cierto es que hacía mucho tiempo que no leía un libro con una prosa que condujera tanto a la confusión. No es que hablemos de una narrativa densa, si no que más bien de un problema a la hora de que el autor, o el traductor al castellano, se hagan de entender. Demasiado termino inventando por parte del autor, que además en ningún momento se para a explicarnos su significado.
·         La trama tiene buenas intenciones, pero entre que a veces no terminaba de enterarme del todo y que el final es un poco bluf, en ningún momento me ha enganchado ni he conseguido meterme del todo en la historia.
·        Gibson juega un juego peligroso en sus descripciones. En algunos momentos estas son densas y excesivamente edulcoradas como la miel, y en otros casos a duras penas les dedica más de un par de palabras. En ambas situaciones es un problema que no ayuda precisamente a amenizar la lectura.


CONCLUSIÓN:

Neuromante es uno de aquellos libros que si leíste hace más de veinte años seguro que te dejo impresionado, pero que a día de hoy, con toda la evolución tecnológica que hemos sufrido desde su publicación, es inevitable ver que ha envejecido bastante mal. Tampoco ayuda a la lectura la forma poco agradable de narrar que tiene Gibson y el modo en el que abusa de términos pseudo científicos inventados por él mismo y cuyo significado no nos es explicado en ningún momento. Resumiendo, este es un libro que no recomendaría a gente neófita en ciencia ficción y solo aquellos muy experimentados en el género, y con ganas de leer los orígenes del ciberpunk deberían de leer.

NOTA: 5 sobre 10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario