Buscar este blog

jueves, 25 de agosto de 2016

Star Trek más allá, ciencia ficción palomitera.




Aprovechando que ayer en mi ciudad era el día del espectador y como gran amante de la ciencia ficción que es uno, decidí acercarme al cine y ver la última entrega de esta mítica saga. He de advertiros que ni mucho menos soy un trekkie, es más, nunca he sido un gran seguidor de Star Trek, pero cuando JJ Abrams retomó la saga me gustó lo que consiguió en los dos films anteriores y por eso tenía curiosidad sobre esta tercera entrega.

Hablando ya de la película en sí, creo que esta ha bajado un peldaño respecto a las anteriores. Ojo, no digo que sea un mal producto ni muchísimo menos, ni tampoco influye en mi opinión la mujer que tenía sentada al lado y que se esperó a que empezara el primer fotograma para sacarse el bocadillo envuelto en papel de plata, pero mientras que las dos entregas anteriores me parecieron notables, esta me pareció simplemente bien, aunque eso sí, muy disfrutable.

Sus grandes problemas para mi gusto, son sobre todo un flojo guión que termina creando una trama bastante mejorable, en la que vemos como se resuelven o suceden ciertas subtramas de un modo bastante cogido con pinzas. El malo. No es que Idris Elba haga un mal papel, pero cuando vienes de un gran Khan, las comparaciones son odiosas y en este caso Krull tampoco es que ralle a un gran nivel, aunque se le podría disculpar un poco debido a que la trama daba para lo que daba. Y por último, la forma en que están rodadas muchas de las escenas de acción. Esa forma de mover la cámara a lo loco de un lado para otro buscando más espectacularidad o yo que sé que narices buscan, lo único que consigue es marear al personal y que uno tenga ganas de que la escena termine lo antes posible, en vez de disfrutar de ella. Y por desgracia es algo que en esta cinta ocurre en demasiadas ocasiones.

En el lado positivo de la balanza, disfrutaremos una vez más del gran elenco de personajes que conforman la tripulación del U.S.S Enterprise y que es sin ningún género de duda el gran punto fuerte de esta nueva generación, y la clave de su gran éxito. No sé como será su relación fuera de la pantalla, pero dentro de ella se nota una gran química entre los actores y apetece verles actuar en conjunto. Por desgracia la muerte de Anton Yelchin (Pavel Chekov en la saga) a principio de verano, ha sido un gran e inesperado varapalo y una perdida irremplazable.

Ellos son el verdadero corazón de Star Trek


Además de la tripulación del Enterprise, aquellos a los que nos encanta la ciencia ficción, disfrutaremos de una gran ambientación espacial. A destacar el espectacular diseño de la base estelar de York Town, que en cierto modo me recordó muy mucho a la ciudadela de Mass Effect, pero con un aspecto todavía más impresionante.


En definitiva, si te gustaron las dos anteriores entregas, entonces te recomiendo que vayas a verla en cuanto puedas. Seguro que no te arrepentirás de poder disfrutar de sus efectos especiales en el cine. Si se da el caso que no has visto ninguna de las nuevas películas, pero te gusta la ciencia ficción, te recomiendo que les des una oportunidad y ya me cuentas si ha he merecido la pena. 

Por cierto, ya están trabajando en la siguiente entrega que podría estrenarse en 2019 y en la que parece ser que volveríamos a ver a George Kirk.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada