Buscar este blog

jueves, 11 de mayo de 2017

El hombre invisible, ciencia ficción clásica con moraleja.

SINOPSIS:

El hombre invisible nos muestra las contradicciones de un joven y brillante científico que, tras largas jornadas de agotadores experimentos, descubre la forma de hacerse invisible. Sin embargo, trastornado por los sufrimientos y el acoso a que se ve sometido, abandona todo escrúpulo y trata de emplear su descubrimiento para enriquecerse y dominar, sin detenerse ante la violencia y el engaño. Novela fantástica y un tanto amarga, subraya los potenciales peligros de una ciencia mal utilizada.






Me avergüenza un poco decir que tengo este libro por casa desde hace una enorme cantidad de años y hasta esta semana no me había animado a leerlo. Al final ha tenido que ser una lectura conjunta lo que me ha convencido para darle una oportunidad a este gran clásico de la ciencia ficción y fantasía.

La historia arranca mostrándonos la llegada de un misterio personaje a una pequeña posada de un pueblecito de Inglaterra. Su rostro oculto por unas enormes gafas y envuelto en unos apretados vendajes que ocultan toda su tez, junto a su carácter hosco y que bordea la mala educación, atraerán sobre él un velo de desconfianza por parte de una posadera que por el momento parece dispuesta a pasar por alto esos detalles mientras el dinero le llegue a tiempo.

Pero pasados los días la antipatía de Griffin, que así es como se apellida nuestro protagonista, a todo aquel que le rodea va creciendo al mismo tiempo que su dinero va menguando, lo que todavía atrae más atención sobre su persona, y más, cuando en el pueblo se terminan produciendo una serie de robos que apuntan directamente a su persona.

Hartos de su presencia, la gente del pueblo decide ir tras Griffin para averiguar que oculta y ya de paso descubrir si está detrás de los últimos robos. Pero la sorpresa con la que se topará esta gente será mayúscula, ya que debajo de las vendas que ocultan el rostro de Griffin no hay nada, es como si el hombre fuera trasparente, o mejor dicho invisible.

A partir de ese instante Griffin se verá acorralado y dejará que su instinto de supervivencia se apodere de su ser y por ende, termine convertido un vándalo amoral dispuesto a cualquier cosa con tal de escapar y mantener a salvo su secreto.

Conforme las páginas avanzan hacia el desenlace de la historia, veremos como la paranoia que acompaña a Griffin va creciendo hasta terminar bordeando la locura y conduciéndole a un destino nada halagüeño para él y los que le rodean.

A pesar de estar delante de una obra de ciencia ficción, en su mayor parte la prosa en tercera persona empleada por H.G. Wells es bastante ligera y fácil de seguir para cualquier tipo de lector., algo de agradecer en este tipo de historias, ya que no a todo el mundo le gusta el Hard. Por desgracia no puedo decir lo mismo del ritmo de narración, el cual va dando bandazos durante toda la trama, dejándonos momentos muy amenos y otros bastante más tediosos y difíciles de digerir. 

Con respecto a los personajes, es sin duda Griffin el gran protagonista de la historia. Aunque en ningún momento se nos presenta a este científico como una buena persona, durante la novela podremos observar como conforme las cosas le van saliendo de mal en peor, el carácter del hombre se acerca cada vez más y más a la maldad pura y dura y alejándolo del resto de la humanidad. Los otros personajes que aparecen en la trama son meras comparsas que cumplen con un cometido claro de ayudarnos a que nunca se nos pase por la cabeza el simpatizar con Griffin.


COSAS QUE ME HAN GUSTADO:

Ø    La trama a día de hoy ya sería más que interesante como punto de partida para una novela, hace más de un siglo cuando fue publicada debió de ser una revolución.
Ø   El modo en que H.G. Wells termina tratando la invisibilidad y haciéndonos comprender que no todo lo que reluce es oro. Seguro que antes de empezar este libro a todos nos hubiera gustado poder ser invisibles en algún que otro momento de nuestra vida, pero una vez leído, creo que esa idea ha sido erradicada de mi cabeza.

COSAS QUE NO ME HAN GUSTADO:

Ø     El ritmo de narración va demasiado a trompicones y no ayuda a que uno se enganche del todo a la lectura. Sobre todo esto sucede durante la primera parte de la novela, donde Wells a veces desvaría un poco y se centra en partes de la historia que en realidad no aportan demasiado al conjunto.

CONCLUSIÓN:

El hombre invisible esa una de esas lecturas del género que todo seguidor debería de leer en algún momento de su vida. Motivos hay más que de sobra para ello, desde su innovadora idea de partida, pasando por el realismo y crudeza que le aporta su autor a un tema tan mitificado como es la invisibilidad o simplemente por disfrutar de una buena historia. En mi caso y a pesar de que me ha gustado, no hemos terminado de conectar esta historia y yo. Como digo es una lectura muy recomendable, pero esos vaivenes en la narración, así como una primera mitad algo lenta para mi gusto, han terminado con dejarme un regusto algo amargo y de ahí la nota que le pongo.

PUNTUACIÓN: 6.75 sobre 10.




4 comentarios:

  1. ¡Hola! Este tipo de novelas nos gustan mucho, ya que encierran una gran crítica social que nunca está de más. No hemos leído la novela, pero tiene muy buena pinta. Muchas gracias por la reseña. Un saludo.
    Marta y Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que una critica social es una critica al ser humano en sí y la mala costumbre que tenemos de no tener en cuenta las consecuencias que traen nuestros actos.

      Saludos y gracias por comentar.

      Eliminar
  2. ¡Hola! Vaya, se me han quitado las ganas de ser invisible de una manera rápida. La verdad es que sabía poco sobre este libro, pero tiene buena pinta. Gran reseña :3
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Poco sobre el hombre invisible? Pues entonces estás peor que yo en ese aspecto, ya que es un clásico entre clásicos XD

      Y sí, ser invisible tras leer este libro no te volverá a apetecer nunca más.

      Saludos y gracias por comentar.

      Eliminar