Buscar este blog

martes, 16 de mayo de 2017

El señor de la luz, ciencia ficción de primer nivel.

SINOPSIS:

En un mundo lejano de los extremos del tiempo, el panteón hindú gobierna todas las cosas. Sam, dominador de demonios, que ha perdido la gracia del cielo, ayudado ahora por los poderes de las tinieblas luchará por librar al hombre de las leyes del karma y las divinidades autócratas.










Hoy os traigo otro clásico del género de la ciencia ficción, aunque este caso hablamos de un clásico contemporáneo y al que el paso del tiempo no ha afectado en lo más mínimo.

Reseñar esta historia es una tarea compleja sin descubriros buena parte de una trama que es mucho mejor ir conociendo por uno mismo. De todos modos, creo que podré poneros en antecedentes y mostraros un poquito de esta enorme novela sin revelaros nada importante.

La trama nos sitúa en un futuro desconocido en mitad de un mundo colonizado años atrás por el ser humano y cuya ubicación es poco importante para la historia. A este mundo llegó en su momento una nave humana llamada la Estrella de la India y en la que viajaban una serie de seres humanos que terminaron por apoderarse del planeta y hacer de este su hogar.

Estos humanos decidieron aprovechar sus grandes conocimientos tecnológicos para fundar una nueva sociedad en la que los Primeros, aprovechando el panteón hindú de dioses existente en la tierra, serían considerados como los señores y deidades de este nuevo mundo.

Para poder alcanzar su objetivo, estos Primeros desarrollaron la capacidad de transmutar el alma de sus personas hasta cualquier otro cuerpo. De ese modo podrían mantenerse jóvenes y reinar como deidades durante toda la existencia.

Pero claro, si todo el mundo es capaz de vivir durante eones y posee grandes poderes, ¿Quién narices va a venerar a estos dioses? Pues los pringados humanos de turno, a los cuales los Primeros no solo les niegan su tecnología de intercambio de almas, sino que les mantienen vigilados y les impiden desarrollarse tecnológicamente, manteniéndoles en un estado de sociedad medieval de forma perpetua.

Esta sociedad hindú tan poco avanzada, es según los Primeros el modo perfecto de evitar que el ser humano alcance todo su potencial como raza y conduzca a ese mundo a una destrucción más que probable. Pero no todos los Primeros están de acuerdo con esa forma de actuar. Un gran número de ellos creen que no ser nadie para impedir que el ser humano evolucione y no disfrute de los mismos privilegios que los Primeros.

Entre esas voces críticas se encuentra la de Sam, en otro tiempo un gran héroe de guerra que ayudó a conquistar el planeta y que a su vez formó parte del panteón de los dioses, y que no parece dispuesto a mirar por más tiempo a otro lado mientras muchos de sus antiguos amigos viven como reyes gracias a esa farsa.

La trama nos conducirá a una frenética guerra entre Sam y sus partidarios contra el panteón de los dioses, en donde podremos observar que hay mucho más en juego que simplemente librar a la humanidad de la tiranía de unos pocos.

Como no puedo explicar mucho más sobre la trama si entrar en detalles, os hablaré de otros aspectos de la novela.

Tanto la prosa como el ritmo de narración empleados con Zelazny bordean en todo momento lo que podríamos llamar la excelencia. Ambas son fluidas y en el caso del estilo narrativo del autor es elegante cuanto menos. ¿Dónde está el problema entonces? Pues el modo en el que Zelazny sobrepasa en ciertos fases de la trama la estrecha línea que separa la genialidad de la locura,  dejándonos algunos momentos bastante confusos durante la lectura y que no son aptos para todos los públicos. No es que suceda muy a menudo, pero sucede y es una pena.

Con respecto a los personajes, lo cierto es que no conozco de forma profunda el panteón de dioses hindú, por lo que mi apreciación es cuanto menos de un valor dudoso, pero la verdad es que me han gustado bastante tanto los personajes protagonistas como aquellos secundarios. En todos ellos se nos muestra un trasfondo y una historia que termina siendo acorde al modo de actuar del personaje, lo que le da un mayor empaque al individuo, y por ende, a la trama. Al final estamos delante de personajes bien trabajados y a pesar del número, con una voz propia y personalidad única que los define.


COSAS QUE ME HAN GUSTADO:

Ø    La trama es original como pocas que haya leído nunca, pero es que además con el paso de las páginas y los pequeños detalles que se van captando por aquí y por allá, la cosa todavía mejora.
Ø  Las novelas en las que aparecen dioses y estos son humanizados suelen llamar mucho mi atención, y aquí disponemos de nada menos que de buena parte del enorme panteón de dioses hindú para nuestro deleite.
Ø     El modo en que Zelazny fue capaz de trazar una línea casi insignificante entre dos  conceptos tan dispares como el de magia y tecnología.

COSAS QUE NO ME HAN GUSTADO:

Ø    El mayor problema que le he visto a esta historia, son aquellos momentos en que tanto la trama como la prosa terminan por volverse algo confusa para el lector. Si se va con mucho ojo no debería de ser un gran problema, pero entiendo que puede ser un aspecto negativo para cierto público que busqué una lectura más ligera.  

CONCLUSIÓN:

El señor de la luz es una de esas lecturas que desprende el aroma de la buena ciencia ficción en cada una de sus páginas. Zelazny nos plantea un punto de partida repleto de originalidad y un escenario muy cuidado en el que transcurre toda la apasionante trama, la cual termina siendo desarrollada con mucha maestría y una prosa capaz de deslumbrarnos. Pero su mayor virtud al mismo tiempo puede llegar a ser considerado como su gran defecto, ya que tanto el desarrollo de la historia como el lenguaje empleado por el autor sobrepasan en muchos momentos la genialidad, aproximándose en exceso al desconcierto. ¿Recomendable? Si te gusta la ciencia ficción yo diría que es una lectura casi imprescindible. Si eres neófito en este mundo o gustas de lecturas más irreflexivas, en ese caso deberías de embarcarte en esta historia con algo de paciencia.

PUNTUACIÓN: 8 sobre 10.



2 comentarios:

  1. Uno de esos clásicos que siempre están en mi lista de pendientes :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues dale una oportunidad, yo creo que te gustará.

      Saludos y gracias por comentar.

      Eliminar