Buscar este blog

domingo, 29 de noviembre de 2015

"Nocturnia", entre Harry Dresden y Neverwhere, pero sin llegar a la altura de ninguno de los dos.

SINOPSIS:

"Me llamo John Taylor. En mi tarjeta pone que soy detective, pero mi verdadero talento consiste en encontrar cosas perdidas. Es uno de los dones que reciben los que han nacido en Nocturnia. Me fui de allí hace mucho tiempo, con la cordura prácticamente intacta, y ahora me gano la vida en las soleadas calles de Londres.


Pero los negocios no me han ido muy bien. Por eso cuando Joanna Barrett llamó a mi puerta ofreciéndome una fortuna por encontrar a su hija adolescente, no fui capaz de negarme. Ahora rastreo sus huellas por las calles de Nocturnia. El mismo lugar adonde juré no volver, donde los relojes siempre marcan las tres de la madrugada y los monstruos beben compartiendo la barra con los mitos. Vuelvo a casa...".

Antes de nada decir que Nocturnia es un libro raro y que se hace difícil de catalogar. Es inevitable una vez se ha terminado el comprobar la cantidad de similitudes que comparte con Harry Dresden, por el estilo del personaje protagonista y con Neverwhere por la propia ciudad de “Nocturnia” donde acaecen los hechos. Ambos libros por cierto publicados varios años antes que este.

Si como es mi caso has leído Neverwhere y a Harry, pues te quedas con la sensación de que estás leyendo no una copia, ya que este libro tiene su propia identidad, pero si una versión poco edulcorada de los anteriores.

Centrándonos en Nocturnia, esta es una ciudad peculiar donde siempre es de noche y los relojes marcan a todas horas las 3 de la mañana. Es un mundo oscuro y depravado donde todo puede suceder. Y cuando digo todo, me refiero a que si uno dispone del dinero o poder suficiente, cualquiera deseo oculto puede serle satisfecho. Eso hace de Nocturnia un mundo peligroso no apto para estómagos sensibles ni para humanos corrientes. Sus habitantes parecen sacados de toda clase de leyendas populares o de cualquier historia de ciencia ficción que se os pueda ocurrir, desde demonios punks, alienígenas, dioses, viajeros del tiempo etc…

Y allí es donde John Taylor, nuestro protagonista, debe de volver después de cinco años sin pisar el lugar a causa de los muchos enemigos que dejó, para como reza la sinopsis encontrar a la hija desaparecía de Joanna Barrett.

El personaje de John parece sacado de una novela negra de mediados de siglo. Típico detective cínico y amargado, incapaz de dejar un caso a medias que se ve perseguido por sus fantasmas del pasado, y que siempre tiene preparado un comentario socarrón por muy peligrosa que sea la historia. Demasiado estereotipado para mí gusto y además sus intentos de ser gracioso al menos a mí no me convencieron.

Además de poseer toques fantásticos y de ciencia ficción, la historia se podría catalogar como una novela de detectives a la vieja usanza. Un cliente que es esconde algo más de lo que parece a simple vista, un caso que obliga al propio detective a involucrarse de una forma más personal de lo que hubiera querido, junto con un final “inesperado” para el lector.

El libro es bastante corto y la narración bastante fluida, por lo que terminas leyéndotelo en cuatro ratos contados.

Ninguno de los personajes secundarios aporta demasiado a la historia, a parte de unos nombres “molones” y poco originales que no les harán pasar al olimpo de grandes personajes literarios.

El final, muy del estilo de novela negra como comentaba, a algunos les sorprenderá y a otros les dejará fríos ya que lo habían visto venir desde hace rato.


COSAS QUE ME HAN GUSTADO:

·     Es muy corto y se lee en tres ratos. Eso es algo de agradecer para estos libros detectivescos donde una trama demasiado largo suele conducir al desastre.
·    Aunque soy de la opinión que la ciudad de Nocturnia se acerca peligrosamente al plagio de la Londres oculta de Neverwhere de Neil Gaiman, tiene algunos puntos propios muy interesantes, como sus habitantes o algunas de sus leyes no escritas.

COSAS QUE NO ME HAN GUSTADO:

·    Los toques de humor que mete el autor en muchos casos no consiguen su objetivo de ser graciosos.
·      A John Taylor le sobra ese cinismo tan clásico de los detectives de novela negra y le falta carisma y fuerza para llegar a ser un Harry Dresden que es lo que supongo que pretendía el autor.
·      La historia es poco original y está repleta de clichés. Además esa similitud con las novelas que comento no creo que le favorezcan demasiado en una comparación.

CONCLUSIÓN:

No creo que Nocturnia sea un mal libro. Aquí en España no pareció que llegara a triunfar demasiado y solo se publicó la primera parte de esta historia, así que eso debéis de tenerlo en cuenta en caso de leerlo. De todas formas, tampoco creo que sea la clase de libro que al terminarlo apetezca leer sus diez volúmenes restantes, por muy cortos que estos sean. ¿A quién se lo recomendaría? Pues a aquella gente que busque una novela negra con toques de fantasía, o bien una novela fantástica con toques detectivescos. Aunque en este último caso creo que os gustará mucho más Harry Dresden.

PUNTUACIÓN: 6 sobre 10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada