Buscar este blog

viernes, 20 de mayo de 2016

El sueño del Fevre o la constatación de que George R.R Martin es algo más que CHYF.

SINOPSIS:

En 1857, la cuenca del Misisipi bulle de actividad: los vapores señorean sus aguas en feroz competencia. Cuando Joshua York le ofrece sacar a flote su naviera a cambio de unas pocas condiciones, sencillas aunque misteriosas, el capitán Marsh ve realizado su sueño: ser el patrón del vapor más rápido del río. Pero los sueños de ambos se verán infiltrados por una pesadilla que anegará de sangre los fondeaderos. Para su segunda novela en solitario, Martin eligió el Misisipi de Mark Twain como escenario histórico de la que ha llegado a consagrarse como una de las novelas de vampiros más celebradas de todos los tiempos. Una atmósfera sobrecogedora construida con maestría, la recreación impecable del marco histórico y un tratamiento del monstruo cercano a la ciencia ficción que remite al mismísimo Stoker han convertido Sueño del Fevre en otra novela de referencia de un escritor tan rotundo como polivalente.

La verdad es que ni recuerdo cuando me hice con la edición de bolsillo de esta gran novela que pululaba por mi casa. Lo único que sé, es que sin un gran un motivo, bueno quizás que hablara de Vampiros sí me tiraba un poco para atrás, la había dejando pasar.

Hace bien poco leí una excelente reseña sobre ella y esta semana por fin me anime a darle una oportunidad y leerla. Y lo primero que tengo que decir, es que ha sido un gran acierto y que soy un poco tonto por dejarme llevar muchas veces por mis fobias que me impiden leer grandes obras como esta.

Al tema. El sueño del Fevre nos sitúa en los alrededores del río Misisipi a mitad del siglo XIX, justo unos pocos años antes de que estallara la guerra civil.

Allí nuestro protagonista, Abner Marsh, un veterano capitán de barcos fluviales de vapor cuya mala suerte le ha llevado al borde de la ruina, recibe la visita de un misterioso personaje llamado Joshua York, que promete hacerle cambiar su suerte y que está dispuesto a ayudarle a cumplir su gran sueño, que no es otro que financiarle la construcción del mejor y más rápido vapor de toda la zona.

A pesar de sus reticencias y de las estrafalarias condiciones de York que debe de aceptar, Marsh, ve algo que le otorga confianza en los ojos de su intrigante compañero, por lo que al final decide aceptar la propuesta y juntos se embarcan en la construcción del Sueño del Fevre, el barco más lujoso y rápido que haya surcado las aguas de cualquier río.

Pasado un tiempo y cuando por fin el barco es botado, lo que debía ser una época de felicidad para Marsh, se tornará en pesadumbre, al comenzar a sospechar más y más de la extravagante actitud de su socio, que no hace más que retrasarles y les impide ganar el prestigio que él desea para su barco. Hasta que llegado un día y llevado por el hartazgo, Marsh por fin descubrirá cual es el sobrecogedor secreto que oculta York, este es nada menos que vampiro y para su desgracia no es el único que ronda por los alrededores.

Debido a que su amistad ya ha germinado con fuerza entre ambos hombres, Marsh en vez de alarmarse y salir corriendo, le permite a York explicarse, y de esa forma descubre que no estaba equivocado al otorgarle su confianza, ya que este no guarda maldad ni se alimenta de seres humanos desde hace muchos años. Además, York le explicara su plan para conseguir que otros como él dejen de matar.

Desde ese instante Marsh intentará ayudar a York a cumplir con su misión, pero las cosas no serán tan sencillas como ellos creen, ya que un vampiro milenario llamado Damon Julian, no tiene la misma visión que York acerca de no alimentarse de seres humanos y tampoco está dispuesto a permitir que York se salga con la suya.

Tras muchos quebraderos de cabeza para Marsh, la trama desemboca en un final en el que se verán puestos a prueba los firmes lazos de amistad que él cree poseer con York, así como en una lucha entre el bien y el mal.

Para ser una novela sin demasiada acción, el ritmo de la narración es muy constante y la lectura se torna muy ágil. Martin hace gala de una prosa fantástica y sobre todo es capaz de sacarse de la manga una ambientación de la historia al alcance de muy pocos escritores.

A los personajes se les nota muy bien trabajados, este junto con la ambientación, son dos de los puntos fuertes del tipo de narrativa de Martin. Pero incluso dentro de su habitual maestría a la hora de crear personajes, Abner Marsh destaca. Es un personaje muy profundo y con una gran cantidad de matices que te ayudan a empatizar con él casi desde la primera página. Es un claro ejemplo de como crear un personaje que a primera vista no parece demasiado especial ni está capacitado para grandes cosas, pero que es capaz de echarse todo el peso de la trama a sus enormes espaldas.


COSAS QUE ME HAN GUSTADO:

·        No creo que sorprenda a nadie que haya leído esta novela lo que voy a comentar, pero lo mejor de ella sin ningún género de dudas es su brutal ambientación. A las pocas páginas y de una forma natural, te das cuenta de que has acabado inmerso dentro de la historia y que perfectamente podrías encontrarte en mitad del Mississippi.
·      Este es uno de esos libros que al terminarlo, solo puedes alabar lo bien escrito que está y que demuestra la polivalencia del autor.
·      La forma en que el personaje de Abner Marsh, sin ser demasiado agradable, ni un héroe y ni siquiera gracioso, es capaz de conquistarnos, debido sobre todo al gran trabajo que Martin hizo con él.
·         A pesar de tener más de 30 años, es una historia que apenas ha notado el paso del tiempo y sus vampiros me parecen mucho más interesantes que la mayoría de los que se pueden ver en la literatura actual.

COSAS QUE NO ME HAN GUSTADO:

·         La historia está muy bien tramada y fluye como debería, pero en ciertos momentos echo en falta un poco más de rock and roll en la trama.
·         El final sin llegar a ser malo ni mucho menos, sí que me ha parecido un poco inferior al resto de la novela.

CONCLUSIÓN:

El sueño del Fevre es una gran novela que destila calidad por los cuatro costados. La ambientación es fantástica, los personajes son buenos y la trama es bastante interesante. Es difícil encontrarle algún gran pero, ya que no los posee, pero también es verdad que le falta un algo para encaramarla al Olimpo de las grandes historias. Es recomendable para todo el mundo, ya sean aficionados a lo sobrenatural, fantasía, novela histórica o simplemente disfruten de una buena lectura.

NOTA: 8 sobre 10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada