Buscar este blog

sábado, 8 de abril de 2017

La princesa prometida, un clásico que nunca pasa de moda.

SINOPSIS:

La bella Buttercup jura amor eterno a Westley, que parte en busca de fortuna y es asesinado por unos piratas. La doncella, obligada, se promete al príncipe Humperdinck de Florín, un bellaco al cual sólo le interesa la caza.

El mejor esgrimista, el hombre más inteligente y el más fuerte del mundo son contratados por los enemigos de Florín para raptar a Buttercup. En la huida, sufren la incansable persecución de un hombre enmascarado que los retará uno a uno en su propio terreno. En La Princesa Prometida, William Goldman ha reunido todos los elementos clásicos de los grandes relatos, ambientados en un mundo de fantasía medieval, imprimiéndoles su fino sentido del humor. Sus personajes representan a todos los héroes y villanos de nuestros cuentos de infancia y rinden un brillante homenaje a la novela de aventuras.

A raíz de que surgiera el nombre de este libro en una posible lectura conjunta, me decidí a buscarlo y desempolvarlo de mi estantería. A pesar de no ser elegido para dicha lectura conjunta, como ya lo tenía localizado y pendiente de leer desde hace una década al menos, sentí remordimientos cuando me dispuse a volver a guardarlo. Fue mirar la portada de la edición que compré de segunda mano hace ya muchos años y decirme que no podía ser tan cruel y volver a olvidarme de él. Así que tras muchos años de retraso me puse a leer la princesa prometida.

La novela arranca explicándonos las motivaciones que llevaron a William Goldman a escribir esta historia y posteriormente llevarla al cine. Esa mezcla entre ficción y realismo hacen que esta parte sea más digerible de lo que uno pudiera pensar. Lo malo, pues que al final el autor termina por abusar demasiado de este concepto, pero eso es algo que iréis comprobando por vosotros mismos.

El verdadero comienzo de la princesa prometida nos sitúa en una granja como cualquier otra en la que vive la joven Buttercup junto a su familia y el sirviente de estos, Westley. La relación entre ambos comienza siendo bastante distante, sobre todo por parte de Buttercup, que no ve en Westley más que un mozo que debe de obedecer sin rechistar todas sus órdenes. Pero con el paso de las páginas y a raíz de la atención que Westley atrae de otras mujeres, una Buttercup mortificada por los celos se da cuenta que Westley es el amor de su vida y decide declarárselo al joven, el cual le corresponde del mismo modo. Por desgracia para la pareja, Westley tenía ya decidido marcharse a América en busca de fortuna para así poder ofrecerle a Buttercup la vida que esta se merece.

Ambos se declaran amor eterno y se separan con la promesa de esperarse el uno al otro. Pero pasado un tiempo Buttercup recibe la horrible noticia de que el barco de Westley cayó en manos de uno los piratas más terribles y sangrientos de la época. Desolada, Buttercup decide que nunca más volverá a amar a nadie en toda su vida. Debido a esa promesa y pasado un tiempo desde la perdida de Westley, la joven, una de las más bellas de todo el mundo según el autor, decide aceptar la proposición de matrimonio sin amor que le ofrece el poderoso príncipe Humperdinck de Florín.

Un par de años más tarde y ya asentada en la corte de Florín, Buttercup es secuestrada un par de meses antes de su gran boda real por un grupo de hombres poco comunes que tienen la misión de matarla y hacer que parezca que ha sido uno de los reinos rivales y así comenzar una guerra. Pero este grupo de hombres compuesto por un gigante, un genio de la espada y uno de los hombres más inteligentes del mundo, no contaba con la aparición del hombre de negro. Un aventurero todoterreno capaz de derrotar de forma individual a cada uno de ellos en su propio terreno y salvar de ese modo a Buttercup.

A partir de la aparición de este misterioso personaje la aventura toma las riendas de la trama y nos conduce hasta una apasionante historia repleta de hazañas, amor, venganza y mucha diversión, alcanzando el cenit en un desenlace que ya depende del propio lector descubrir como es. 

Analizando otros aspectos de la novela, la prosa y el estilo narrativo empleados en ella cumplen muy bien con el tipo de historia que el autor nos plantea. Destacaría el tono desenfadado que acompaña a gran parte de la novela y que hacen de ella una lectura muy divertida. Por ponerle algún pero y a pesar de que el ritmo narrativo cuando se centra en la propia trama es más que correcto, las interrupciones y aclaraciones que cada dos por tres emplea Goldman terminan por ser algo cargantes.

Siempre les concedo a los personajes su propio apartado dentro de una reseña, pero en este caso con más razón. Es cierto que ni Buttercup ni Westley son los dos mejores personajes protagonistas con los que me he topado, aunque ambos dentro de su clasismo cumplen en su rol, pero están tan bien acompañados durante toda la historia, que al final incluso parecen mejores personajes de lo que son. Y es que en esta novela los verdaderos protagonistas son los personajes secundarios. Tanto Fezzik como Iñigo Montoya, el propio príncipe Humperdinck y muchos otros, son los que de verdad hacen de esta novela algo especial y que merece la pena. Al final de la lectura incluso es fácil empatizar con el malvado de la historia debido a lo bien construido que está. Así que en este apartado solo puedo quitarme el sombrero ante William Goldman.


COSAS QUE ME HAN GUSTADO:

Ø    Por encima de todo los personajes. Muy bien trabajados y con un buen y cuidado trasfondo a sus espaldas. Destacando por encima de los demás a Iñigo Montoya y Fezzik, dos personajes muy simpáticos y con los que empatizas desde el primer instante. Si además les tenías cierto cariño tras haber visto la película, pues más motivos para que terminen gustándote.
Ø    El estilo distendido con el que se narra la historia, más propio de una narración de taberna o de un cuento, y que ayuda a que te sumerjas en la atmosfera que rodea a la trama.
Ø  Contiene todo lo necesario para ser considerada una novela de aventuras en mayúsculas y además sabe como aprovechar todas sus virtudes. 


COSAS QUE NO ME HAN GUSTADO:

Ø    El exceso de protagonismo que acaba acaparando William Goldman y sus reflexiones. Igual es exagerar, pero es que al final un tercio del libro y puede que más, terminan siendo desvaríos suyos que una vez arrancada la historia se hacen algo pesados.

CONCLUSIÓN:

La historia de la princesa prometida es más conocida por su versión cinematográfica que por esta novela. Esto hace que mucha gente, me incluyo a mí mismo, nunca haya leído la novela o haya ido postergando la lectura durante años. Pues a toda esta gente os digo que merece y mucho hacerle un hueco a esta gran historia. Si te gustó la película, el libro te va a encantar, ya que es una versión vitaminada de los mejores momentos de la cinta, con más aventuras y con unos personajes todavía más soberbios. Lo único que le falla a esta lectura para ser redonda, es la enorme cantidad de información que nos ofrece su autor sobre diversos aspectos que le motivaron a escribir esta historia y como afectó a su vida. No es que me parezca desacertada esa parte, es solo que creo que no era necesario que abarcara tanto protagonismo. ¿Recomendable entonces? Pues si has visto la película y te gustó, es un sí rotundo. Si no es el caso y te gusta la fantasía o las historias de aventuras, entonces es otro sí. Para todos los demás sigue siendo una buena lectura, pero ya es más personal que otra cosa el que le deis una oportunidad.

NOTA: 7.75 sobre 10.



4 comentarios:

  1. La leí hace años (si no siglos) y casi ni la recuerdo, pero al leerte me han entrado ganas de volver. Un clasicazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que las partes que se centran en la novela se leen bastante bien y rápido. Así que si sacas un rato seguro que lo disfrutarás.

      Saludos y gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Un clásico que tuve la suerte de leer hace muchos años pero al que creo que le vendría muy bien una relectura :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas lecturas siempre merece la pena volverlas a releer con los años.

      Saludos y gracias por comentar.

      Eliminar