Buscar este blog

viernes, 15 de enero de 2016

Firefight II Volumén de la Trilogía Reckoner

SINOPSIS:

La ciudad de Chicago Nova es libre.

Le dijeron a David que era imposible, que ni siquiera los Reckoners habían sido capaces de matar a un Gran Épico. Sin embargo, Steelheart –invencible, inmortal, inamovible– ha muerto. Y David fue el responsable de su fin. Pero acabar con Steelheart solo le sirvió para tomar consciencia de todas las preguntas para las que no tiene respuesta. Y en Chicago Nova nadie puede contestarlas.

Pese a todo, en Babilonia Restaurada, el lugar antes conocido como Manhattan, quizá pueda encontrar las respuestas. Es una urbe inundada y triste, gobernada por la despótica Gran Épica Regalia, pero David está seguro de que por allí pasa el camino que le llevará a lo que busca, y vale la pena correr el riesgo. Porque la muerte de Steelheart solo logró dejarle un enorme vacío en el corazón. Había logrado llenar ese vacío con Firefight, una Épica desaparecida. Y ahora se embarcará en una empresa más peligrosa y siniestra que la rebelión contra Steelheart.


Partirá en busca de Firefight y de las respuestas que necesita.

Como os comenté hace unos días en mi artículo de recomendaciones de ciencia ficción para este 2016(aquí podéis leerlo), me había auto regalado para estos reyes el segundo libro de la trilogía de los Reckoners y por fin he tenido tiempo para poder hincarle el diente. Y he de decir que en líneas generales he disfrutado tanto o más que con el primero, el cual ya me gustó bastante.

En este segundo libro la trama sufre un refrescante cambio de escenario. Abandonamos la oscura y metálica Chicago Nova, que se encuentra en un periodo de adaptación a la muerte de Steelhearth por parte de los habitantes de la ciudad, para acudir hasta la sorprendente y pasada por agua Babilonia Restaurada, situada en lo que sería el actual Manhattan.

¿Y por qué digo lo de pasada por agua? Pues es muy sencillo, Babilonia Restaurada se encuentra gobernada por Regalia, una gran épica poderosa en el control del agua, que inundó la ciudad matando a millares de personas, para así poder tiranizar al resto de ellos que viven en las azoteas de los grandes rascacielos de Nueva York. Aunque para nuestra sorpresa, los habitantes de esta nueva ciudad a pesar de los épicos que les gobiernan, mantienen un estilo de vida muy relajado.

La banda de Reckoners dirigida por el Profesor y con David como ya recordareis de protagonista de esta trilogía, se verán obligados a trasladarse hasta Babilonia, debido a que Regalia no deja de enviar un épico tras otro a Chicago Nova con la intención de destruirles.

Con la idea de descubrir el motivo por el qué esa gran épica, amiga en sus tiempos del Profesor, quiere asesinarles, comenzará esta historia que incluye muchos más giros y contra giros en la trama que el primer libro.

¿Y qué pasa con Firefight? Pues está será una de las claves de la trama, o al menos lo será para David, que está deseoso de poder reencontrarse con Megan(Firefight) para descubrir que siente ella por él y ya de paso ayudarla a que controle sus poderes, para que como sucede con el Profesor, siga manteniendo su humanidad y no llegue a convertirse en un autentico y desalmado épico.

Pero no será fácil para David poder interactuar con la joven que en su día les traicionó, ya que la célula Reckoner activa en Nueva York la acusa de haber asesinado a uno de los suyos, y el mismo Profesor le prohibirá que se relacione con ella.

Poco más os voy a contar sobre lo que sucede en esta historia. Solo os adelanto que los Reckoners deberán dar lo mejor de sí mismos para salvar del grave peligro en el que se encuentra a Babilonia Restaurada.

La trama con el paso de cada página se vuelve más y más adictiva, hasta que llegado el caso, te das cuenta de que no puedes dejar de leer. El ritmo es trepidante, a veces hasta le vendría bien tomarse alguna pausa para evitar abrumar al lector. La prosa no destaca por su riqueza y aunque es lo habitual en un libro de este estilo, de Sanderson esperaba un poco más.

En el caso de los personajes nos encontramos con un estilo similar al que pudimos ver en el primer libro. David es un gran protagonista, con una personalidad más compleja de lo que se le supone a un joven de 19 años. Los secundarios en global, quitando al Profesor y algunos momentos de Megan, cumplen con su cometido sin más. En este aspecto echo en falta un poco más de profundidad en los secundarios.

El final no es que sea el más sorprendente de la historia de la literatura, pero cumple bastante bien con el resto del libro.


COSAS QUE ME HAN GUSTADO:

·    Como suele suceder en casi todos los libros de Sanderson, su lectura es muy amena y a las pocas páginas sin que te des cuenta ya te ha absorbido y no puedes dejar de leer.
·        El cambio de escenario de Chicago Nova a Babilonia restaurada ha sido un gran acierto que le da otro enfoque a esta novela con respecto a la primera, consiguiendo que sea muy diferente.
·       El personaje de David sigue siendo un soplo fresco dentro de un género tan manido como este de la novela juvenil. Como siempre digo, ir dedicado a un público más joven y menos exigente, no quiere decir que haya que hacer uso de tópicos y personajes planos. A destacar de nuevo la retahíla de símiles con las que nos deleita durante todo el libro, a cada cual más dantesco que el anterior.
·         Aunque no en gran cantidad, por fin vamos recibiendo pequeñas dosis de información acerca de los Épicos y el porqué de su existencia, puntos débiles etc...

COSAS QUE NO ME HAN GUSTADO:

·         La mayor pega que le veo a esta historia y en general a la forma de escribir que tiene Sanderson, es la forma confusa y acelerada con la que suele narrar algunas escenas de acción en las que intervienen elementos mágicos o tecnologías creadas por él. En este caso en particular, cuando David usaba el espiril, o yo soy un poco lento, o la verdad era que muchas veces me perdía y me era imposible visualizar lo que Sanderson quería narrarme en ese momento. Estoy seguro de que en la cabeza del autor estadounidense estaba todo más que claro mientras se lo estaba imaginando, pero a la hora de plasmarlo en el papel, al menos en mi caso, no consigue que sea capaz de visualizar esas escenas.
·     Este segundo pero es un poco más por ser tiquismiquis que otra cosa. Pero veo demasiado juvenil la novela para mi gusto. Eso hace que la prosa del autor a veces peque de simplista, cuando todos sabemos que si quisiera podría subir bastante el nivel.

CONCLUSIÓN:

A pesar de sus defectos, creo que Firefight cumple de sobra con su objetivo que no es otro que el de entretener. Como suelo comentar con los segundos libros de una trilogía y su efecto puente, no solo esta novela no sufre de ese mal, sino que incluso podría decir que eleva el nivel con respecto a la primera, que ya era buena de por sí. Obvia decir que este libro solo es recomendable para aquellas personas que os hayáis leído el primero, de otra forma no entenderéis gran parte de la trama y vuestro disfrute será menor. Para el resto de personas, os animaría a que fuerais a buscar el primer libro y lo leyerais cuanto antes.

NOTA: 8 sobre 10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada