Buscar este blog

domingo, 14 de agosto de 2016

Puente de pájaros, la fantasía también puede ser simpática y graciosa.

SINOPSIS:

"Mi apellido es Li y mi nombre personal es Kao, y hay un ligero defecto en mi carácter"
En una China que nunca existió, el campesino de corazón puro conocido como Buey Número Diez y el sabio Li Kao, que tiene un ligero defecto en su carácter, unen sus fuerzas para buscar la cura al misterioso envenenamiento que ha sumido en un sopor invencible a los niños de la aldea de Ku-fu. Enfrentándose a siniestros nobles, avariciosos mercaderes, espantosas criaturas y espíritus de inescrutables intenciones, poco a poco irán descubriendo que su búsqueda se entrelaza con leyendas milenarias, y que las increíbles coincidencias que jalonan su camino no son coincidencias en absoluto. Al final de su viaje les espera la resolución de un misterio de proporciones mitológicas que deleitará y maravillará a los ilustres lectores.
Barry Hughart ha recreado una China que nunca fue, pero que debería haber sido, en un relato maravilloso, estremecedor e hilarante a partes iguales. Un descubrimiento galardonado con el Premio Mythopoeic y el Premio Mundial de Fantasía (ex aequo con Bosque Mitago de Robert Holdstock).

Las vacaciones son un momento genial para desconectar y deleitarse con un buen libro, o al menos eso dicen. Pero claro, cuando eres un lector voraz como es mi caso, al final de lo que terminas desconectando es de la lectura, y no por deseo propio, sino más bien por falta de tiempo o estar demasiado cansado. Así que no seáis muy crueles con esta reseña, que he sacado tiempo de donde no tenía para terminar el libro y hacerla. Por cierto, en otro momento del año con más tranquilidad, creo que la nota final hubiera sido más alta.

La historia comienza en una pequeña aldea de una China rural, en la que varios niños de dicha población han sufrido de un envenenamiento grave que amenaza con arrebatarles la vida. Buey Número Diez, que así se llama uno de nuestros protagonistas, es enviado a la capital del imperio para contratar a un sabio que pueda ayudar a los niños. Allí en mitad de Pekín y tras ser rechazado por la mayoría de sabios de la zona, Buey conocerá a Li Kao, un anciano estrambótico que debe de rondar el siglo de edad y que parece el único dispuesto a ayudarle. Así nacerá la unión de nuestros dos protagonistas.

Li Kao acudirá a la pequeña aldea de Ku-Fu y tras realizar una investigación, descubrirá que solo la Gran raíz de poder puede curar a esos niños. Pero encontrar esa raíz no será algo tan sencillo, ya que su existencia parece ser mitológica más que real. Con la idea de salvar a los niños a cualquier precio, Li Kao y Buey Número Diez se embarcarán en una serie de aventuras a cada cual más singular, en la que el viejo sabio tendrá que hacer gala de todas sus tretas y de su carácter picaresco, aportándonos grandes momentos repletos de un humor negro muy fino, en los que podremos conocer a algunos personajes secundarios muy estrafalarios.

El final de la historia nos conducirá a un desenlace en el que la mitología y las aventuras de nuestros protagonistas terminarán entrecruzándose, aportándonos una conclusión que si uno ha estado atento durante la historia no será inesperada, pero si original y muy adecuada al tono general de la obra.

Todo lo que no sea definir la prosa de Barry Hughart con un adjetivo como magnífica o esplendida, sería faltar a la realidad y os puedo asegurar que en este caso no estoy exagerando. Al estar la novela repleta de un sinfín de aventuras por parte de los dos protagonistas, el ritmo de la narración sufre de muchos altibajos, en los que pasaremos en apenas una página de un ritmo calmado a uno demasiado vertiginoso que puede hacernos perder el hilo.

Es una pena que no tenga demasiado tiempo para explayarme sobre los personajes, aunque he de deciros que en general me han encantado. Hughart consigue sin emplear grandes descripciones, ni físicas ni psicológicas, crear unos personajes complejos y con un toque disparatado, que les hace ser geniales.


COSAS QUE ME HAN GUSTADO:

Ø   La historia desprende originalidad por los cuatro costados. La mezcla de mitología China con elementos fantásticos, es todo un acierto y le da un toque muy simpático.
Ø    Barry Hughart consigue que la dupla de protagonistas se complementen de una forma brutal y es imposible no terminar encariñado con ambos.
Ø   En muchos momentos el autor hace gala de una prosa de muchos quilates, pero que en ningún caso entorpece la lectura como sucede en otros autores que aprovechan cualquier momento para lucir su pluma.

COSAS QUE NO ME HAN GUSTADO:

Ø  Para mí gusto, el autor abusa en muchas ocasiones de acelerar demasiado el ritmo de la narración, consiguiendo que algunas escenas se tornen algo confusas y llegado el caso podamos perder parte del hilo de la trama.

CONCLUSIÓN:

Puente de pájaros es una novela sobre todo sorprendente. Catalogarla como una obra de fantasía sería quedarse corto, es más bien un compendio de aventuras, picaresca, mitología y todo ello aderezado con un toque detectivesco, pero sin olvidarnos del fino humor del que hace gala el autor. Tanto los dos protagonistas como el resto de personajes son inclasificables, pero seguro que se ganarán un puesto en tu corazón. Por ponerle alguna pega, el ritmo de narración se enloquece de vez en cuando y si uno no está atento puede perderse alguna situación importante de cara a resolver el gran misterio de esta novela.

NOTA:7.75 sobre 10.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada