Buscar este blog

sábado, 5 de agosto de 2017

Tres enanos y pico, un cóctel de fantasía y humor ideal para el verano.

SINOPSIS:

Wifo Medroso es un joven estudiante, cobarde y enclenque, que realizará sus prácticas de Enanología en la ciudad de Villa Trifulcas. Hasta aquí podría parecer una historia anodina y sin ningún interés. ¿Pero habría sido escrita si lo fuera?

Mientras el becario estudia las costumbres de los enanos, el mundo se encamina hacia el desastre.

Elfos racistas y xenófobos, una banda criminal dirigida por un niño de ocho años, enanas homicidas, políticos corruptos, trolls, orcos, guerreros errantes, ogros y magos, bosques encantados, reinas, asesinos, peleas, palizas, asedios y batallas, mentiras, secuestros, amenazas, un burro guardaespaldas y, aunque parezca increíble, mucho mucho más.

¿Qué podrá hacer Wifo, en medio de este follón, para salvar su propia vida y la de los enanos?

La idea de una novela de fantasía escrita por Ángel Sanchidrián, empleando su estilo gamberro habitual, me sedujo nada más conocí la noticia. Me hubiera gustado poder leerla cuando salió a la venta, pero entre unas cosas y otras he ido posponiendo la lectura, hasta que por fin la semana pasada me puse con ella.

El resultado de esta experiencia ha sido mucho más que grato, como ahora os comentaré.

Arrancamos la historia en la piel de Wifo Medroso, un joven debilucho con más corazón que cabeza, obstinado en darle un disgusto a su madre y seguir los peligrosos pasos de su padre dentro de la lingüística. Espera, ¿desde cuándo la lingüística es peligrosa? Eso me pregunté yo también y es que con el paso de las páginas descubriremos que en este mundo las ciencias sociales son una de las ramas laborales con mayor mortandad.  Pero para rizar el rizo, Wifo se ha especializado en Enanología y debe de realizar sus prácticas en una ciudad de salvajes enanos llamada Villatrifulcas.

El modo de vida de los enanos no puede ser más opuesto al de Wifo, lo que le traerá un sinfín de problemas al joven estudiante. Para empezar, Wifo no come carne, algo inexplicable para los enanos, aunque perdonable. Pero lo peor de todo es que es abstemio, un término que los enanos ni siquiera conocen. Y es que para ellos el alcohol es imprescindible en sus vidas y no comprenden que haya gente que pueda vivir sin tomarse un par de litros de cerveza a diario.

Si para Wifo no fuera suficiente castigo el tener que salir todas las noches de fiesta y terminar tirado y borracho como una cuba para adaptarse a la vida enana, un ejército de trolls, trollcos y orcos surge de la nada dispuesto a destruir la ciudad. En circunstancias normales la vida de Wifo no debería correr peligro, ya que las murallas de Villatrifulca son impenetrables, salvo por las puertas secretas, que las hay, aunque nadie sabe dónde, pero para su desgracia a los enanos nos le gusta combatir detrás de unas murallas y prefieren combatir a campo abierto, a pesar de que sus enemigos les superan en al menos una veintena de veces su número.

Cuando las cosas no podrían ir peor para Wifo y sus amigos enanos, aparece en escena Ramona Medroso, la madre del muchacho. Una mujer dominante con más bemoles que cualquier hombre que exista en la tierra y que nunca acepta un no por respuesta, que tomará el mando de las huestes enanas dándoles la oportunidad de sobrevivir a la feroz batalla.

A partir de este instante la historia se va complicando más y más, aparecen nuevos personajes, algunos tan sorprendentes que no sabría ni cómo definirlos, y la trama se encamina a un gran confrontación de la que veremos si el enclenque Wifo será capaz de salir con vida.

Analizando otros aspectos de la novela, me gustaría destacar la naturalidad y agilidad de la prosa empleada por Ángel Sanchidrián durante esta historia. El empleo de este estilo sencillo, del que destacaría sus diálogos campechanos, es de gran ayuda para el lector, que una vez se ve inmerso en la historia, no puede dejar de leer y leer hasta devorar el libro.

Finalizando con los personajes, si algo puedo afirmar sobre estos, es que son divertidos como pocos personajes literarios he leído nunca. Sin llegar a profundizar demasiado en ellos, salvo quizás en el caso de Wifo, Ángel Sanchidrián consigue algo tan complicado como que empaticemos casi al instante con toda la caterva de enanos de Villatrifulca, así como con la gran Ramona Medroso. Algo nada sencillo si tenemos en cuenta que al final conocemos muy poco de la mayoría de protagonistas.


COSAS QUE ME HAN GUSTADO:

Ø   El tono humorístico, sardónico, sarcástico, socarrón o como queráis llamarle, que nos acompaña durante todo el viaje de nuestro protagonista. No tenía todas conmigo acerca de esta mezcla de fantasía y humor, pero oye, funciona muy bien, al menos en manos de Ángel Sanchidrián.
Ø   Las referencias populares que nos vamos encontrando durante toda la novela. Algunas más freaks que otras, pero en general muy divertidas.
Ø    El mensaje. Pues sí, además de hacernos reír, esta historia nos muestra muchos de los males que azotan nuestra sociedad actual, en algunos casos el autor exagera para darle un mayor énfasis a su planteamiento, pero en muchos otros incluso diría que se queda hasta bastante corto.
Ø    Los personajes. Dejando de lados clichés y demás, en algunos casos parodiados hasta el extremo, sin lugar a dudas me han parecido lo más divertido de toda la novela. Pero además de divertidos, Ángel Sanchidrián consigue crear personajes con entidad propia y pensamiento único, algo que no es nada sencillo cuando hablamos de un par de decenas de ellos.

COSAS QUE NO ME HAN GUSTADO:

Ø    El final me ha dejado un poco chafado. Cierto es que mis expectativas eran altas y gran parte de la culpa es mía, pero no sé, me esperaba otra cosa para Wifo.
Ø   A pesar de estar delante de una obra con una prosa y estilos muy fluidos y agradables para el lector, a la historia le cuesta arrancar un poco. Por fortuna todo se soluciona una vez aparecen los enanos en escena.

CONCLUSIÓN:

Tres enanos y pico tiene todos los mimbres para convertirse en un clásico del humor y de la fantasía en nuestro país. Es una novela muy divertida, escrita con una sencillez y agilidad de quitarse el sombrero y en la que personajes hilarantes nos ofrecen a partes iguales concienciación social y grandes dosis de humor. Por ponerle algún pero, el desenlace no me ha terminado de convencer y a las primeras páginas les falta un poco de la chispa y cachondeo que desprende el resto de la novela, pero en ambos casos son dos detalles bastante nimios que no desmerecen el resto de la historia. ¿Recomendable? Sin dudarlo diría que sí. Se lee muy bien y es una de las lecturas más entretenidas que he leído nunca.

PUNTUACIÓN: 8 sobre 10.



No hay comentarios:

Publicar un comentario